MercoPress, in English

Miércoles, 5 de octubre de 2022 - 19:36 UTC

 

 

Primer Ministro canadiense Justin Trudeau llega a Cuba, primera parada de viaje a Argentina y luego Perú

Miércoles, 16 de noviembre de 2016 - 16:30 UTC
Ya no es un niño. Justin Trudeau regresa a Cuba como primer ministro de su país 40 años después del histórico viaje de su padre Pierre. Ya no es un niño. Justin Trudeau regresa a Cuba como primer ministro de su país 40 años después del histórico viaje de su padre Pierre.

A su arribo el martes, se reunió con el presidente Raúl Castro, quien le advirtió que las reformas económicas no han avanzado lo suficientemente rápido para los Estados Unidos, pero tal vez demasiado rápido para “algunos del pueblo cubano”.

 El presidente Raúl Castro dijo el martes al primer ministro canadiense durante su visita oficial a la isla que su país no progresaría más rápido de lo que ya lo está haciendo y advirtió que otros han pasado por reformas apresuradas sin tener en cuenta las necesidades de la gente, lo cual dejó a sus ciudadanos sin empleos.

Castro habló a Trudeau en una gran sala del Palacio Revolucionario de La Habana. El primer ministro canadiense se encuentra de visita oficial en procura de abrir oportunidades de comercio para las empresas de su país que quieren beneficiarse de la decisión del gobierno cubano de morigerar las restricciones a la inversión extranjera, particularmente ahora con Estados Unidos, donde el presidente electo Donald Trump da señales de revertir los avances alcanzados por el saliente Barack Obama.

Después de presentar a Trudeau al vicepresidente cubano que le sucederá en diciembre de 2018, Castro, de 85 años, se refirió a los cambios en Cuba. “Realmente pensé hace 10 años que en este momento habríamos avanzado mucho más de lo que lo hemos hecho”, dijo el hermano de Fidel Castro, quien dirigió la revolución comunista. Aunque no está del todo claro cuál era el tiempo que Castro tenía en mente, insinuó que algunos podrían haber sido más optimistas sobre el deshielo de diciembre de 2014 en las relaciones entre Estados Unidos y Cuba de lo que es posible.

Trudeau, por su parte, señaló que “la amistad entre su familia y la mía es larga y profunda, pero no es nada comparada con la verdadera amistad entre todos los canadienses y todos los cubanos y espero seguir construyendo eso”. El primer ministro dijo que los canadienses pueden estar contentos de haber desempeñado un papel positivo en Cuba a través de los años. Trudeau trató de hacer una anotación más personal justo antes de una cena estatal a la que la prensa no tuvo acceso directo, aunque posteriormente se informó que durante ese tiempo ambos líderes analizaron formas de fortalecer los lazos bilaterales y promover “oportunidades y derechos para todos nuestros ciudadanos, la cooperación cultural y de gobierno”.

Pierre Trudeau, padre del actual premier, fue el primer líder de la OTAN hace 40 años en visitar la Cuba posrevolucionaria en un histórico viaje en el cual involucró a toda su familia, incluido el entonces pequeño Justin, quien ahora se prepara para dejar su propia huella. Acompañado por su esposa, Sophie Grégoire Trudeau, para esta primera etapa de un viaje de tres países, el premier colocó una corona en el monumento a los revolucionarios de Cuba, tal como lo había hecho su padre hace 40 años.

Y aunque Justin Trudeau, de 44 años, no viajó con ninguno de sus hijos en su primera visita oficial a América Central y Sudamérica, hay válidas expectativas de que las relaciones Castro-Trudeau puedan renovarse ante nuevos desafíos. Después de la elección de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, este viaje se considera como una oportunidad para que Trudeau afirme un liderazgo regional. Bajo el anterior gobierno conservador de Stephen Harper, Canadá pudo desempeñar un papel de intermediario porque mantuvo relaciones diplomáticas normales con Cuba después de la revolución de 1959 que llevó al poder comunista al poder de los hermanos Castro.

Canadá organizó conversaciones secretas entre altos funcionarios estadounidenses y cubanos en Toronto y Ottawa que condujeron en diciembre de 2014 al anuncio de Obama y Raúl Castro de que “normalizarían” las relaciones, lo que puso fin a uno de los distanciamientos diplomáticos más largos y hostiles en Occidente. Los Estados Unidos han reabierto su embajada en Cuba, pero Trump prometió cerrarla nuevamente.

“Esta visita es vista como una parada necesaria y simbólica en el camino hacia Argentina y Perú porque Cuba es una puerta de entrada política y diplomática a las Américas”, dijo Allan Culham, ex embajador de Canadá ante la Organización de Estados Americanos.

Justin Trudeau tiene una relación especial con Cuba. Fidel Castro fue portavoz honorario en el funeral de su padre, Pierre Trudeau, en 2000, debido a una amistad que comenzó cuando el anciano Trudeau visitó Cuba en 1976. No está claro si Trudeau se reunirá esta vez con Fidel Castro, Posibilidad no ha sido descartada. Fidel ha mantenido un perfil público esporádico desde que formalmente cedió el control del país isleño caribeño a su hermano menor. Se ha reunido con líderes mundiales, entre ellos el presidente visitante de Portugal hace unas semanas, y el Papa Francisco el año pasado.

Categorías: Política, América Latina.