MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 20:44 UTC

 

 

Rousseff presentó su defensa ante el Senado en la etapa decisiva del impeachment

Jueves, 2 de junio de 2016 - 12:06 UTC
La defensa de Rousseff incluye audios que ocasionaron la renuncia del brazo derecho de Temer, del ministerio de Planificación, Romero Jucá La defensa de Rousseff incluye audios que ocasionaron la renuncia del brazo derecho de Temer, del ministerio de Planificación, Romero Jucá
José Eduardo Cardozo, quien está al frente de la defensa de Rousseff, sostiene que las acusaciones contra la mandataria hablan de meras “faltas” administrativas José Eduardo Cardozo, quien está al frente de la defensa de Rousseff, sostiene que las acusaciones contra la mandataria hablan de meras “faltas” administrativas

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff presentó por intermedio de su abogado la documentación con los argumentos de su defensa al inicio del último capítulo sobre el juicio político en su contra, y que debe definir si es finalmente removida del cargo o absuelta.

 Según el documento de la defensa de Rousseff, fueron incluidos los audios que causaron una grave crisis en la gestión de su ex aliado y vicepresidente Temer, sobre todo el diálogo entre el senador Romero Jucá, brazo derecho del presidente interino, quien renunció al Ministerio de Planificación y Presupuesto.

Jucá en el audio grabado a escondidas por el corrupto confeso Sergio Machado, ex presidente de la empresa estatal Transpetro, y del PMDB, sugiere que el impeachment es la única forma de “parar la sangría” contra la clase política y que la salida de Dilma debe producirse para que el gobierno de Temer pueda frenar la ola de la Operación Lava Jato sobre corrupción en Petrobras y la clase política.

José Eduardo Cardozo, quien está al frente de la defensa de Rousseff, insistió en los mismos argumentos que ya presentó ante la Cámara de Diputados y el Senado, que fueron rechazados en ambos casos y sostienen que las acusaciones contra la mandataria hablan de meras “faltas” administrativas que son insuficientes para despojarla de su mandato.

La defensa fue presentada luego de que Rousseff fuera suspendida y obligada a salir del Palacio del Planalto por haber perdido por 55 a 22 la votación en el Senado.

A partir de ahora, Temer y sus nuevos aliados oficialistas necesitarán 54 votos para expulsarla en un proceso que puede extenderse hasta agosto próximo.

Sin embargo, el Partido de los Trabajadores de Rousseff habría conseguido tres votos nuevos de senadores descontentos con el ajuste económico y el tono político que le imprimió Temer al gobierno interino en sus dos semanas de mandato.

Los cargos contra Rousseff fueron presentados por el Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) del ex presidente Fernando Henrique Cardoso y del canciller interino, José Serra, bajo la acusación de que hubo irregularidades en movimientos contables para cubrir el presupuesto de 2015.

Según Cardozo, el contenido de esos audios comprueba que “todo el proceso” contra Rousseff tenía como “objetivo principal” obstruir el trabajo de los tribunales en relación a Petrobras y que constituye, por tanto, un “auténtico golpe de Estado”.

El documento tiene 370 páginas y repite en gran parte la estrategia derrotada en la Cámara de Diputados y en la primera parte del juicio político en el Senado.

En la misma jornada el gran aliado de Temer para motorizar el juicio político, el suspendido titular de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, también del PMDB, recibió un duro revés, con grandes chances de ser destituido del cargo por corrupción.

El instructor sobre su proceso por falta de decoro, el diputado Marcos Rogerio, recomendó su destitución por corrupción vinculada a contratos de Petrobras y ocultamiento de cuentas en Suiza.

Como jefe de la Cámara baja, Cunha aceptó en diciembre pasado las acusaciones que condujeron a la apertura de un juicio político contra Rousseff, suspendida de sus funciones el pasado 12 de mayo para responder a ese proceso.

Rousseff sostiene que el juicio abierto en su contra tuvo inicio en una “venganza” de Cunha, quien supuestamente aceptó dar curso al proceso después de que el Gobierno le negara apoyo en el proceso que enfrenta en el Consejo de Ética de la Cámara baja.

Categorías: Política, Brasil.