MercoPress, in English

Domingo, 23 de enero de 2022 - 14:51 UTC

 

 

Falklands: concluye con éxito cuarta fase de desminado entorno a Stanley

Jueves, 25 de febrero de 2016 - 07:17 UTC
El Director del programa de desminado en las Falklands, Guy Marot explica a MercoPress el sistema de los argentinos para plantar las minas y las técnicas para removerlas  El Director del programa de desminado en las Falklands, Guy Marot explica a MercoPress el sistema de los argentinos para plantar las minas y las técnicas para removerlas
Minas anti-personal y mayores para detener vehículos blindados desenterradas en las Falklands. Muchas de ellas son de fabricación italiana. Minas anti-personal y mayores para detener vehículos blindados desenterradas en las Falklands. Muchas de ellas son de fabricación italiana.
La mayoría de las áreas marcadas en rojo ya han sido barridas y se encuentran libres de minas por el trabajo desplegado por BACTEC La mayoría de las áreas marcadas en rojo ya han sido barridas y se encuentran libres de minas por el trabajo desplegado por BACTEC
Los planos con la colocación de minas dejadas por los ingenieros argentinos. Según Marot son de una precisión sobresaliente, aunque admite errores de traducción Los planos con la colocación de minas dejadas por los ingenieros argentinos. Según Marot son de una precisión sobresaliente, aunque admite errores de traducción

La actual fase de desminado en las Islas Falkland que comenzara en enero del 2015 se acerca a su fin y Mercopress aprovechó para entrevistar al jefe del programa de desminado en las Falklands (FIDPO), Guy Marot, quien se explayó sobre el tema que lleva varios años en ejecución.

 El minado es un tema global. Las minas son un doloroso recordatorio de conflictos pasados en muchos países, y representan una amenaza permanente para los civiles que buscan reconstruir sus comunidades en el período pos-bélico. En tanto las minas terrestres y las municiones sin explotar permanecen como amenaza en muchos países del mundo, también ha habido en décadas recientes un esfuerzo global por reducir el impacto de ese desafío y limitar sus consecuencias sobre los civiles y sus lugares de vida. Las Falklands/Malvinas han sido testigo de primera mano de este esfuerzo y durante los últimos siete años han presenciado como muchos campos minados legados del conflicto de 1982 han sido liberados.

A pesar que el número total de minas en las Falklands, (comparado por ejemplo con Kuwait con una superficie vez y media las Islas pero con un estimado de cinco millones de minas), ha habido una extensa operación de desminado desde el 2009 con el objetivo de remover las 20.000 anti personal y 5.000 anti-vehículos, que yacen enterradas desde el conflicto de 1982 y son recordatorio permanente de esa confrontación. Con fondos del Foreign Office y en respuesta a la obligación de remover dichos explosivos en sus territorios tal cual exige el Tratado de Ottawa, el barrido de minas en las Falklands/Malvinas está a punto de concluir su cuarta fase y con ello la reducción de campos minados a 82. Al finalizar el conflicto de 1982, había 146 áreas sembradas con los dos tipos de minas.

A partir del 2009, tanto BACTEC International como Fenix Insight (anteriormente CKA) han estado trabajando en las Falklands bajo contrato del Foreign Office y han barrido con éxito unos 35 campos minados.

Guy Marot del programa de desminado de las Falklands, (FIDPO) habló con Mercopress sobre los avances alcanzados durante la actual fase de desminado que se iniciara en setiembre pasado. Esta etapa se ha focalizado en áreas que rodean a la capital de las Islas, Stanley, y ha avanzado mucho más rápido que en anteriores etapas, en base a una combinación de mayor experiencia recogida durante fases previas, y una mejor comprensión de los documentos argentinos, la mayoría de los cuales son de una precisión milimétrica.

Muchos de quienes trabajan en tareas de desminado en esta fase, la mayoría originarios de Zimbabue, tienen experiencia previa en las Falklands y han trabajado en este oficio un promedio de doce años. Zimbabue es uno de los países del mundo que ha sufrido mayor impacto por las minas, (más de veinte personas perdieron la vida por esos explosivos en 2013) y por tanto ha llevado a muchos de sus ciudadanos a buscar trabajo justamente en esta peligrosa tarea. Si bien la mayoría de ellos retornarán a sus hogares o a algún otro lugar a seguir desminando una vez la fase actual en las Falklands concluya, en anteriores ocasiones algunos de ellos decidieron quedarse y ahora residen permanentemente con sus familias en las Islas.

Con juna jornada diaria de seis horas, estos esforzados trabajadores cubren unos cinco metros cuadrados por día en busca de las minas. En algunos países como Mozambique y Tanzania se usan ratas para que por el olor ubiquen los explosivos, pero el clima ventoso de las Falklands impide apelar a tales técnicas, por tanto todo se concentra en mano de obra directa y algunos equipos como un mayal y rastras.

Si bien muchos Isleños piensan que las tareas de desminado en las Falklands son innecesarias ya que la amenaza y el riesgo son mínimos pues los campos están bien delimitados y señalizados, y dichos fondos se podrían invertir en lugares más necesitados como Zimbabue, la reciente fase ha permitido a la comunidad de Stanley acceder a viejas áreas recreativas que permanecían vedadas desde antes de los acontecimientos de 1982.

Marot explicó que ha sido tarea permanente de BACTEC International y del FIDPO educar y reasegurar a la población local sobre la seguridad que ofrecen los campos desminados, y en efecto el reciente aprovechamiento de dichos espacios por los lugareños ilustra el éxito de la tarea que se viene desarrollando bajo su timón.

Asimismo destacó cuán increíblemente acogedora ha sido la comunidad de las Falklands en estos últimos siete años para con las tareas de operaciones de desminado, y por tanto han hecho de las Islas una perspectiva potencialmente muy atractiva para los expertos en desminado en búsqueda de trabajo.

Marot finalmente reveló que la próxima fase de desminado no ha sido al momento confirmada, sin embargo, los trabajos seguramente se concentren la isla Oeste (West Falkland) en áreas que se anticipa serán mucho más difícil de limpiar de minas que las desarrollada hasta ahora en la periferia de Stanley.