MercoPress, in English

Domingo, 4 de diciembre de 2022 - 15:47 UTC

 

 

Con ayuda de santería afro, empresa de Alabama construirá tractores en Cuba

Martes, 16 de febrero de 2016 - 10:41 UTC
“Estudiamos el tema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, comentó Clemmons. “Estudiamos el tema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, comentó Clemmons.
La planta de tractores de Oggun, que lleva el nombre de un dios de la santería afrocubana, ensamblará un tractor de 25 caballos  y de fácil mantenimiento La planta de tractores de Oggun, que lleva el nombre de un dios de la santería afrocubana, ensamblará un tractor de 25 caballos y de fácil mantenimiento

El gobierno del presidente Barack Obama aprobó la apertura de la primera fábrica estadounidense en Cuba en más de medio siglo, al autorizar a una empresa de Alabama a que construya una planta que ensamblaría hasta 1.000 tractores pequeños al año para su venta a agricultores independientes en la isla.

 La compañía podrá fabricar legalmente tractores y otro equipo pesado en una zona económica especial habilitada por el gobierno cubano para atraer inversión extranjera, informó la semana pasada el Departamento del Tesoro a los socios de la compañía, Horace Clemmons y Saul Berenthal.

Las autoridades cubanas ya han respaldado el proyecto de forma pública y entusiasta. Los empresarios esperan tener en marcha la producción de tractores en Cuba para el primer trimestre de 2017.

“Todo el mundo quiere ir a Cuba a vender algo, pero nosotros no intentamos hacer eso. Estudiamos el tema y cómo ayudar a Cuba a resolver los problemas que ellos consideran que son los más importantes de resolver”, comentó Clemmons. “Creemos que ambos ganaremos a largo plazo si hacemos cosas que son beneficiosas para ambos países”.

La planta, con un valor de entre 5 y 10 millones de dólares sería la primera inversión significativa de Estados Unidos en territorio cubano desde que Fidel Castro asumió el poder en 1959 y nacionalizó miles de millones de dólares de propiedad privada y corporativa estadounidense.

El permitir que una empresa estadounidense de tractores operase en instalaciones del gobierno cubano habría sido inimaginable antes de que los presidentes Barack Obama y Raúl Castro declararan, el 17 de diciembre de 2014, que restaurarían las relaciones diplomáticas y que actuarían para normalizar el comercio, los viajes y otros aspectos de unos lazos bilaterales que estuvieron rotos durante décadas.

La planta de tractores de Oggun, que lleva el nombre de un dios de la santería afrocubana, ensamblará piezas que estarán disponibles de forma comercial para fabricar un tractor de 25 caballos, duradero y de fácil mantenimiento, que se venderá por menos de 10.000 dólares, afirmaron Clemmons y Berenthal.

Los empresarios creen que pueden vender cientos de tractores al año a agricultores cubanos que cuenten con financiamiento de parientes fuera del país o de organizaciones no gubernamentales que intenten ayudar a mejorar la agricultura cubana, que sufre de una baja productividad debido principalmente a un control excesivo de suministros básicos y de los precios por parte de una ineficiente burocracia estatal de planificación central.

“Tengo dos países que durante 60 años han estado en los peores términos. Cualquier cosa que pueda hacer para acercar a los dos países y a los dos pueblos es tremendamente satisfactorio”, comentó Berenthal, un ingeniero de software retirado que nació en Cuba y dejó el país a los 16 años.

Berenthal conoció a Clemmons –procedente de Paint Rock, Alabama– cuando ambos trabajaron en IBM en la década de 1970. Los dos dejaron la compañía para formar una exitosa empresa de software para máquinas registradoras que llegó a ganar 30 millones de dólares al año, antes de que la vendieran en 1995 por una cifra que Clemmons describió como “suficiente como para que no tenga que trabajar”.

Berenthal dijo ser optimista sobre la posibilidad de que también puedan exportar los tractores Oggun a otros países latinoamericanos que tienen poco o ningún arancel sobre productos cubanos, lo que los hará competitivos en precio. Los empresarios esperan obtener un beneficio de entre el 10% y el 20% por cada tractor.

En los primeros tres años del proyecto, Clemmons y Berenthal informaron que exportarán piezas desde EE.UU.para ensamblarlas en Cuba. En algún momento esperan empezar a fabricar muchas de las piezas en la isla. Sus planes incluyen empezar con 30 obreros cubanos y, si todo va según lo previsto, crecer en cinco años hasta tener 300.

Clemmons y Berenthal publicarán todos los planos de sus tractores en internet para permitir que sus clientes cubanos y de otros lugares puedan reparar sus equipos con más facilidad e idear diseños para otros equipos pesados basados en el mismo chasis y motor, que Cleber pueda entonces producir en su fábrica en Mariel