MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 19:11 UTC

 

 

Argentina anuncia nuevo estudio de abogados para negociar con los holdouts

Jueves, 31 de diciembre de 2015 - 09:19 UTC
“Era necesario abrir un canal de negociación que estuvo cerrado hasta ahora”, consignó Prat-Gay, en una conferencia de prensa en el Ministerio. “Era necesario abrir un canal de negociación que estuvo cerrado hasta ahora”, consignó Prat-Gay, en una conferencia de prensa en el Ministerio.
En tren de precisiones, dijo que el estudio Cleary Gottlieb “seguirá a cargo de algunas cuestiones pero para la tarea que queda se convocó a otros abogados”.  En tren de precisiones, dijo que el estudio Cleary Gottlieb “seguirá a cargo de algunas cuestiones pero para la tarea que queda se convocó a otros abogados”.

El ministro argentino de Hacienda y Finanzas, Alfonso de Prat-Gay, confirmó el miércoles que el Gobierno resolvió “incorporar un estudio nuevo de abogados” para encarar la etapa final de la negociación con los fondos especulativos y consideró que “era difícil encontrar una solución con los mismos protagonistas”.

 “Era necesario abrir un canal de negociación que estuvo cerrado hasta ahora”, consignó Prat-Gay, en una conferencia de prensa en el Ministerio.

Y enfatizó que en caso de haber un acuerdo en la negociación con los holdouts, se remitirá al Congreso una propuesta de ley para que sea refrendada por los legisladores. Prat-Gay recordó que el secretario de Finanzas, Luis Caputo, “acordó un cronograma con el mediador Daniel Pollack para que haya en los primeros días de enero una reunión entre el mediador y representantes del gobierno argentino y de los litigantes”.

En tren de precisiones, dijo que el estudio Cleary Gottlieb “seguirá a cargo de algunas cuestiones pero para la tarea que queda se convocó a otros abogados”.

La mayor parte de 2015 transcurrió sin señales de acercamiento entre el gobierno argentino y los fondos especulativos o buitre, en un contexto en el que los holdouts volvieron a presionar a través de demandas elevadas ante el juez Thomas Griesa, a raíz de la emisiones de bonos locales, como el Bonar 24, que según ellos, violan el fallo Pari passu y son deuda externa, algo que la Argentina y los bancos extranjeros -en su rol de colocadores- salieron a rechazar.