MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 08:54 UTC

 

 

Levy advierte que aún hay “necesidad de apretarse el cinturón” en Brasil

Jueves, 15 de octubre de 2015 - 09:59 UTC
“El primer paso para recobrar la esperanza es tener confianza en lo que estamos haciendo”, dijo Levy en una comparecencia en la Cámara de los Diputados “El primer paso para recobrar la esperanza es tener confianza en lo que estamos haciendo”, dijo Levy en una comparecencia en la Cámara de los Diputados
Levy sostuvo que el déficit se está “reduciendo” y volviendo a un nivel “más confortable”, aunque defendió la “rápida” aplicación de las medidas de ajuste Levy sostuvo que el déficit se está “reduciendo” y volviendo a un nivel “más confortable”, aunque defendió la “rápida” aplicación de las medidas de ajuste
Brasil está sumido en una recesión y las cuentas públicas están en déficit desde el año pasado, lo que ha motivado el plan de ajuste de presidenta Dilma Rousseff. Brasil está sumido en una recesión y las cuentas públicas están en déficit desde el año pasado, lo que ha motivado el plan de ajuste de presidenta Dilma Rousseff.

El ministro de Hacienda de Brasil, Joaquim Levy, advirtió que aún hay “necesidad de apretarse el cinturón” para que la debilitada economía del país pueda “respirar” y que las familias recobren “la esperanza”.

 “El primer paso para recobrar la esperanza es tener confianza en lo que estamos haciendo”, dijo Levy en una comparecencia en la Cámara de los Diputados en la que defendió las medidas de ajuste fiscal y en la que pidió a los legisladores aprobar las subidas de impuestos propuestas por el Gobierno.

Levy sostuvo que el déficit se está “reduciendo” y volviendo a un nivel “más confortable”, aunque defendió la “rápida” aplicación de las medidas de ajuste para retomar el crecimiento.

El ministro bautizó el programa de plan de ajuste como el “un, dos, tres”, en el que el primer paso consiste en buscar el reequilibrio fiscal, lo que sirve de “base” para el impulso de la demanda, el crédito y el empleo en una segunda fase y que permite, en una tercera etapa, la ejecución de reformas “estructurales”.

Brasil está sumido en una recesión y las cuentas públicas están en déficit desde el año pasado, lo que ha motivado el plan de ajuste impulsado por la presidenta Dilma Rousseff.

De acuerdo con las últimas proyecciones de los bancos privados, el producto interior bruto (PIB) de Brasil se contraerá este año casi un 3%, una previsión que es compartida por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Además de la contracción económica, Brasil enfrenta una inflación al alza y un aumento de las tasas de desempleo, lo que ha empeorado la confianza y el consumo de la clase media, que durante años fue el motor del país, y ha sido un ingrediente que ha agravado la crisis política que atraviesa Rousseff.

Categorías: Economía, Política, Brasil.