MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 20:14 UTC

 

 

Inflación en Brasil no cede a pesar de la recesión: 8.47% en doce meses a mayo

Jueves, 11 de junio de 2015 - 08:57 UTC
Para IBGE uno de los factores que más presionó la tasa de inflación durante el pasado mayo fue el aumento registrado en los precios de los alimentos y bebidas Para IBGE uno de los factores que más presionó la tasa de inflación durante el pasado mayo fue el aumento registrado en los precios de los alimentos y bebidas

La inflación en Brasil fue del 0,74% en mayo pasado, lo que situó la tasa acumulada en los primeros cinco meses de 2015 en un 5,34% y elevó la variación interanual al 8,47%, informaron fuentes oficiales. Según el Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE), el índice de inflación registrado en mayo fue el mayor para ese mes desde 2008, cuando había sido del 0,79%.

 La variación interanual también fue la más alta desde diciembre de 2003, cuando llegó al 9,3%, mientras que el acumulado en los primeros cinco meses supuso el mayor aumento de precios para ese período desde el mismo 2003, año en que alcanzó un 6,8 %.

De acuerdo al IBGE, uno de los factores que más presionó la tasa de inflación durante el pasado mayo fue el aumento registrado en los precios de los alimentos y bebidas, que en el caso del tomate llegó a ser del 21,38% solamente en ese mes.

El IBGE también destacó el aumento experimentado por la tarifa de electricidad, que en mayo subió un 2,77 %.

La aceleración de la inflación es uno de los dolores de cabeza del Gobierno de la presidenta Dilma Rousseff, que enfrenta además un escenario de bajo crecimiento económico, que en 2014 se tradujo en una expansión de un escaso 0,1 %.

Para este año, las previsiones oficiales y de los expertos del sector privado apuntan a que la economía brasileña se contraerá en torno al 1,2%, con una inflación anual cercana al 8,5%, pese a que el Gobierno mantiene una meta del 4,5%, con una tolerancia máxima de dos puntos porcentuales, que sitúa el techo en un 6,5%.

Frente a ese escenario, el gobierno de Dilma Rousseff ha anunciado un fuerte recorte del gasto público y adoptado medidas para aumentar la recaudación por la vía tributaria.

Asimismo, con la meta de reactivar la economía esta semana fue anunciado un nuevo plan de infraestructuras, mediante el cual serán ofrecidas al sector privado diversas obras en las áreas de puertos, aeropuertos, carreteras y ferrocarriles, por un valor calculado en 198.400 millones de reales (unos 64.000 millones de dólares).

Categorías: Economía, Brasil.