MercoPress, in English

Lunes, 28 de noviembre de 2022 - 11:27 UTC

 

 

Falklands celebra los 30 años de apertura del aeropuerto de Mount Pleasant

Martes, 19 de mayo de 2015 - 07:29 UTC
 El Príncipe Andrés en aquella época oficial de la Marina Real y en servicio en las Falklands fue encargado de la apertura oficial de MPA en mayo de 1985 El Príncipe Andrés en aquella época oficial de la Marina Real y en servicio en las Falklands fue encargado de la apertura oficial de MPA en mayo de 1985
Desde su apertura además de funciones de defensa, MPA se ha convertido en terminal internacional para vuelos regulares y charters Desde su apertura además de funciones de defensa, MPA se ha convertido en terminal internacional para vuelos regulares y charters

“De entre la turba y las rocas emerge el aeropuerto de las Falkland Islands” anunciaba el diario The Times en su edición del 11 de mayo de 1985 cuando la apertura oficial del Aeropuerto Mount Pleasant, hace ya treinta años, un aniversario que la semana pasada se evocó en las Islas.

 Según consigna el semanario de las Falklands, Penguin News en su última edición, dos años antes el Ministro de Defensa del Reino Unido de la época, Michael Heseltine había anunciado ante la Cámara de los Comunes que se había tomado la decisión de construir un aeropuerto en Mount Pleasant en lugar de la capital de las Islas, Stanley, porque aún incluyendo el costo de la carretera a la terminal aérea desde Stanley resultaría menos oneroso. Era el 27 de junio de 1983.

La primera decisión sobre la construcción de un aeropuerto en Mount Pleasant en lugar de Stanley ya había sido tomada en Junio de 1982, como una de las consecuencias directas de la invasión argentina y posterior conflicto que tantas huellas y malos recuerdos dejaron entre los Isleños.

El contrato para la obra alcanzaba la suma de £190 millones sin incluir el costo de la carretera que era parte de otro contrato del ministerio de defensa referido a comunicaciones y soporte naval, totalizando £215 millones.

Los detalles del presupuesto británico de defensa para el año fiscal 1983, anunciados el 6 de julio de ese año indicaban que se habían dispuesto £624 millones para la defensa de las Falkland Islands y sus territorios.

La suma era al margen del costo del nuevo aeropuerto y representaba algo así como el 4% del presupuesto de defensa británico proyectado.

Al respecto Penguin News en marzo de 1984 informaba que la empresa PSA Ltd. (diseño y planos) y LMA Ltd (construcción) estaban avanzando a buen ritmo y se confiaba en que la pista principal ya estaría operacional para abril de 1985.

En noviembre de 1984, el Penguin News informaba que Rob McBride llegó a MPA y se le informó, por parte del director regional de PSA que las obras venían a buen paso tomando en cuenta que los materiales disponibles en las Islas eran apenas rocas y agua: todo el resto tenía que ser enviado por mar desde el Reino Unido.

A esa altura algo así como un cuarto millón de toneladas habían sido transportadas por el “Merchant Providence” que se encontraba en East Cove amurado a la cabeza del nuevo muelle.

La velocidad con que se venían cumpliendo las tareas en la pista de aterrizaje y el complejo se debía en parte al sistema de turnos que tenía el personal de LMA trabajando las 24 horas siete días a la semana.

Un obrero podría contar con llevarse a su casa unas £10,000 libre de impuestos al final del año además de una bonificación de otras £155.

El 12 de mayo el Príncipe Andrés quien se encontraba en las Falklands sirviendo como oficial de la Marina Real, fue el encargado de la ceremonia de apertura en la cual se descubrió además una placa conmemorativa en el hangar principal, a la vez que recibió un mapa de las Falklands en bajo relieve trabajado sobre plata.

En su discurso el Príncipe describió la pista de 2.950 metros y el hangar como obras “imaginativos y meticulosamente planificados con el esfuerzo y dedicación heroicos de una fuerza de trabajo británica”.

El sentido de seguridad que el complejo de Mount Pleasant y la pista de aterrizaje ofrecen desde entonces a la población de las Falklands no ha disminuido al día de hoy como vínculo invalorable con el Reino Unido y como la materialización del gran cometido del gobierno británico para con las Islas y sus habitantes.

Además de eso el complejo y aeropuerto internacional, y sus ocupantes, contribuyen en varias formas a la economía de las Falklands, además de las muy apreciadas oportunidades de entretenimiento que dicho complejo ofrece tal como cines y pistas para jugar a los bolos (bowling). (Penguin News).-