MercoPress, in English

Lunes, 4 de julio de 2022 - 00:10 UTC

 

 

Ex-diputado que denuncia corrupción en Petrobras pasó a prisión domiciliaria

Lunes, 18 de mayo de 2015 - 08:43 UTC
El político y ex presidente del PTB, obtuvo el beneficio de la reclusión domiciliaria tras cumplir una sexta parte de su pena, catorce meses El político y ex presidente del PTB, obtuvo el beneficio de la reclusión domiciliaria tras cumplir una sexta parte de su pena, catorce meses
Entre los condenados por el 'menasalo' está el ex ministro de Presidencia José Dirceu, un estrecho colaborador de Lula, a quien se consideró 'jefe' de la red Entre los condenados por el 'menasalo' está el ex ministro de Presidencia José Dirceu, un estrecho colaborador de Lula, a quien se consideró 'jefe' de la red

El ex diputado brasileño Roberto Jefferson, quien en 2005 denunció las corruptelas que pusieron en jaque al ahora ex presidente Luila da Silva, dejó el penal en el que estaba recluido y pasó a un régimen de prisión domiciliaria.

 Jefferson fue el responsable de revelar que el gobernante Partido de los Trabajadores (PT) operaba una vasta red de corrupción durante el primer mandato de Lula y confesó haberse beneficiado de esos ilícitos, por lo que fue hallado culpable de corrupción pasiva y lavado de dinero y fue condenado a siete años de cárcel.

El político, ex presidente del Partido Laborista Brasileño (PTB), obtuvo el beneficio de la reclusión domiciliaria tras cumplir una sexta parte de su pena, catorce meses, y por haber tenido buen comportamiento en la cárcel.

Al salir del penal en el municipio de Niterói, vecino a Río de Janeiro, Jefferson dijo que se siente “en paz” después de su tiempo encarcelado.

Jefferson fue uno de los 25 políticos y empresarios condenados en el llamado “juicio del siglo”, referido a esos escándalos que causaron una profunda crisis política e hicieron tambalear al Gobierno de Lula en 2005.

Según la Suprema Corte de Brasil, mediante la red de corrupción denunciada por Jefferson el PT financió campañas en forma ilegal y sobornó a dirigentes de otros cuatro partidos, incluido el PTB, a cambio de su apoyo al Gobierno en el Congreso.

Entre los condenados por el escándalo se encontraba el ex ministro de Presidencia José Dirceu, un estrecho colaborador de Lula, a quien el Supremo consideró como el “jefe” de la red. Dirceu fue condenado a siete años y once meses de cárcel y desde 2014 está en régimen domiciliario.

A pesar de su estrecha relación con muchos de los condenados, Lula da Silva no llegó a ser investigado por falta de pruebas.

Categorías: Política, Brasil.