MercoPress, in English

Jueves, 29 de setiembre de 2022 - 02:05 UTC

 

 

Rousseff en silencio sobre el arresto de Vaccari y el escándalo Petrobras

Viernes, 17 de abril de 2015 - 06:48 UTC
La presidenta juramentó al nuevo ministro de Turismo, Alves, pero no aludió ni siquiera en forma indirecta al escándalo en Petrobras La presidenta juramentó al nuevo ministro de Turismo, Alves, pero no aludió ni siquiera en forma indirecta al escándalo en Petrobras
“Hay un agravamiento de la crisis política, que es cada vez más próxima del Gobierno y de la presidenta”, dijo el senador Aécio Neves “Hay un agravamiento de la crisis política, que es cada vez más próxima del Gobierno y de la presidenta”, dijo el senador Aécio Neves

La mandataria brasileña, Dilma Rousseff se mantuvo en silencio este jueves frente al agravamiento del escándalo de corrupción en Petrobras con la detención del ahora ex tesorero de su partido Joao Vaccari, que acerca el caso al palacio presidencial.

 Vaccari, acusado de corrupción, asociación ilícita y lavado de dinero, permanecía en libertad, pero fue detenido el miércoles debido a que la Policía temía que pudiera obstaculizar la investigación.

La presidenta participó este jueves en la ceremonia en que juramentó al nuevo ministro de Turismo, Henrique Eduardo Alves, pero no aludió ni siquiera en forma indirecta al escándalo en Petrobras, que ha llevado a grupos políticos minoritarios a exigir un juicio con miras a su destitución.

La Policía ha informado de que, en el marco de la investigación contra Vaccari, se intentará determinar qué papel jugó en la red de corruptelas una imprenta propiedad de sindicatos afines al PT que, además, elaboró vasto material para la campaña que llevó a Rousseff a la reelección en los comicios de octubre pasado.

“Hay un agravamiento de la crisis política, que es cada vez más próxima del Gobierno y de la presidenta”, dijo el senador Aécio Neves, del opositor Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), quien fue derrotado en las elecciones de octubre por Rousseff.

Neves dijo que “todavía” no se puede hablar de un juicio político contra la mandataria, pero reiteró que mencionar el asunto no está “prohibido”.

También aseguró que las irregularidades en el sector público son “crecientes” y destacó que el miércoles uno de los organismos fiscalizadores del país determinó que el Gobierno cometió un “delito de responsabilidad” fiscal al usar recursos de bancos públicos para inflar sus resultados y mejorar las cuentas del Estado en 2014.

“Precisamos establecer de quién fue la responsabilidad de ese maquillaje”, que “se suma a los delitos que ha cometido el partido de la presidenta”, declaró Neves.

Categorías: Política, Brasil.