MercoPress, in English

Martes, 7 de febrero de 2023 - 08:43 UTC

 

 

Cardoso dijo que Brasil vive “un conglomerado de crisis” y criticó sistema político y electoral

Sábado, 21 de marzo de 2015 - 09:17 UTC
“En muy poco tiempo el segundo mandato de Dilma se desgastó. Y no es la pérdida de popularidad el problema, sino la pérdida de credibilidad” “En muy poco tiempo el segundo mandato de Dilma se desgastó. Y no es la pérdida de popularidad el problema, sino la pérdida de credibilidad”

Brasil está viviendo “un conglomerado de crisis” de orden económico, político y moral, dijo el ex presidente Fernando Henrique Cardoso (1995-2002), del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB, oposición).

 ”Brasil pasa hoy por varias crisis, eso es lo que me preocupa (...) Esta de ahora es un conglomerado de crisis”, dijo FHC, como se le conoce en Brasil, el jueves de noche a la televisión Globo News.

“Hay una crisis económica, una crisis de conducción política, usted tiene una cuestión social, desempleo, inflación, y hay una crisis moral”, enumeró. “La primera, la más saliente, la que provoca conmoción en el país, es la económica”, que ha llevado a que el gobierno pierda el control de las cuentas públicas y a la clase media a protestar en las calles, estimó.

Cerca de 1,7 millones de personas se manifestaron contra la presidenta Dilma Rousseff en las calles de Brasil el domingo pasado, reclamando el fin de la corrupción que saqueó las arcas de la estatal Petrobras, así como un nuevo impulso al crecimiento y el combate a la inflación.

“En muy poco tiempo el segundo mandato de Dilma se desgastó. Y no es la pérdida de popularidad el problema, sino la pérdida de credibilidad”, estimó Cardoso. La popularidad de Rousseff se derrumbó a 13% esta semana, tras las protestas.

El ex presidente rebatió las declaraciones de Rousseff de que la corrupción “es una señora” que tiene ya muchos años. La red de corrupción en la estatal Petrobras, que movilizó 4.000 millones de dólares en una década, “es una jovencita, casi un bebé, no una señora anciana”, dijo el tucano, como se llama en Brasil a los simpatizantes del PSDB.

Cardoso criticó asimismo el actual sistema político y electoral, que fuerza al partido en el poder “a hacer alianzas con Dios y con el diablo para poder gobernar”.

“No tenemos más un régimen de presidencialismo de coalición, sino de cooptación. Este sistema no funciona. Con 20 partidos en el Congreso y 39 ministerios no hay cómo hacer que funcione”, se quejó.

Categorías: Política, Brasil.