MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 15:23 UTC

 

 

Este miércoles OEA decide si el próximo secretario general es el uruguayo Almagro

Lunes, 16 de marzo de 2015 - 12:23 UTC
Según su campaña Almagro cuenta con el apoyo público de al menos 23 países del continente para ascender al cargo, para el que solo necesita una mayoría simple de 18 votos. Según su campaña Almagro cuenta con el apoyo público de al menos 23 países del continente para ascender al cargo, para el que solo necesita una mayoría simple de 18 votos.
El ex canciller uruguayo es el único candidato a reemplazar al chileno José Miguel Insulza como titular de la OEA. Insulza ha estado diez años en el cargo El ex canciller uruguayo es el único candidato a reemplazar al chileno José Miguel Insulza como titular de la OEA. Insulza ha estado diez años en el cargo

Los estados miembros de la OEA decidirán este miércoles si escogen al ex/canciller uruguayo Luis Almagro como el nuevo secretario general del organismo, en una elección a la que se presenta sin rivales, sin grandes polémicas y con el respaldo de una veintena de países del continente.

 Almagro es el único candidato a reemplazar al chileno José Miguel Insulza como titular de la Organización de Estados Americanos (OEA), en una elección con poca intriga que tendrá lugar durante una Asamblea General extraordinaria a la que están convocados los cancilleres y representantes de los 34 Estados miembros.

Aunque algunas elecciones de la OEA se han caracterizado por la postulación de candidatos a última hora -como la del ex presidente colombiano Cesar Gaviria en 1994- y eso todavía es técnicamente posible, en los círculos diplomáticos del organismo se da ya más que por cerrada la elección de Almagro.

Según su campaña, el ex canciller uruguayo cuenta con el apoyo público de al menos 23 países del continente para ascender al cargo, para el que solo necesita una mayoría simple de 18 votos.

Entre ellos están todos los países de Sudamérica con la excepción de Guyana, todos los de Centroamérica con la excepción de Costa Rica y cuatro países del Caribe, además de México.

Como en otras elecciones a la OEA, Estados Unidos y Canadá guardan silencio hasta el final, aunque, según fuentes diplomáticas ninguno de esos dos países está entusiasmado con la candidatura de Almagro, aunque tampoco, que se sepa, han tratado de promover la postulación de otro aspirante.

Almagro ha sustentado su campaña sobre cuatro pilares: la democracia, los derechos humanos, el desarrollo y el fomento de la seguridad, con el fin de aumentar la relevancia de una organización que cada vez tiene más competencia de otros organismos regionales, como la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac).

“Juntos podemos darle a la OEA una credibilidad que hoy todos reclaman”, defendió Almagro en febrero, durante la presentación de su candidatura ante el Consejo Permanente del organismo.

El ex canciller describe la OEA que quiere liderar como un organismo “del siglo XXI, ágil, eficiente, al servicio de todos los países”.