MercoPress, in English

Miércoles, 28 de setiembre de 2022 - 05:27 UTC

 

 

Si de Brasil al Mercosur, siempre y cuando no sea un peso y garantice libertad

Viernes, 23 de enero de 2015 - 12:00 UTC
Abreu admitió que mantiene la posición crítica de la patronal agrícola al Mercosur por las normas que impiden negociar acuerdos con terceros Abreu admitió que mantiene la posición crítica de la patronal agrícola al Mercosur por las normas que impiden negociar acuerdos con terceros
Mejorar la vigilancia sanitaria conjunta, a fin de que Suramérica se convierta en “una zona de libre de fiebre aftosa” Mejorar la vigilancia sanitaria conjunta, a fin de que Suramérica se convierta en “una zona de libre de fiebre aftosa”

La ministra de Agricultura de Brasil Katia Abreu afirmó que el Gobierno de Dilma Rousseff trabajará para preservar los “avances” logrados en el Mercosur pero también para que el bloque “no sea un peso” a la hora de negociar nuevos acuerdos comerciales.

 Abreu, en el cargo el pasado 1 de enero, cuando Rousseff asumió su segundo mandato, explicó a corresponsales extranjeros que una de las metas del Gobierno es buscar ampliar los horizontes comerciales para los productos agrícolas y fortalecer su presencia en mercados tradicionales.

La ministra, ex-presidenta de la Confederación Nacional de la Agricultura (CNA), que agrupa a los grandes empresarios del campo, dijo que mantiene la posición crítica de esa patronal en relación a las normas del Mercosur que impiden a sus miembros negociar acuerdos comerciales en forma individual.

Aunque valoró los “avances” que ha representado el bloque que forman Argentina, Brasil, Paraguay, Uruguay y Venezuela, ratificó que, en su opinión, el Mercosur debe garantizarle más “libertad” a sus socios, a fin de no convertirse en “un peso”.

También subrayó que se debe incrementar la cooperación con los países vecinos para superar “dificultades” en asuntos arancelarios, así como mejorar la vigilancia sanitaria conjunta, a fin de que Suramérica se convierta en “una zona de libre de fiebre aftosa”.

Abreu adelantó que su despacho se ha trazado el objetivo de aumentar sus exportaciones agrícolas hacia Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y China, que ya están entre los grandes mercados de Brasil, pero también ampliar su presencia en Asia y África.

En ese sentido, citó como ejemplo que Japón puede ser un gran mercado para frutas brasileñas, en tanto que existen posibilidades de aumentar las exportaciones de carne de cerdo hacia Corea del Sur o de carne bobina hacia Nigeria.

En el plano interno, manifestó su confianza en que los recortes presupuestarios que el Gobierno estudia para equilibrar las cuentas públicas, que cerraron 2014 en rojo, no afectarán a su cartera.

“Lo que se pretende es cortar gastos y la agricultura no es gasto, sino que es una de las mejores inversiones”, sostuvo Abreu.

La ministra consideró como un primer “impulso” para el sector agrícola un aumento de los impuestos aplicados a la gasolina que se anunció esta semana, pues favorecerá a la industria azucarera volcada a la producción de etanol y biocombustibles.

También dijo, aunque sin precisar porcentajes, que el Gobierno aumentará en febrero próximo la proporción de alcohol carburante que se debe mezclar en la gasolina, que es actualmente del 25 %.