MercoPress, in English

Domingo, 26 de mayo de 2019 - 17:07 UTC

Fin de la guerra en Afganistán una derrota y decepción para OTAN, afirman talibanes

Miércoles, 31 de diciembre de 2014 - 09:07 UTC
Obama destacó el fin 'responsable' de la guerra más larga en la historia de Estados Unidos Obama destacó el fin 'responsable' de la guerra más larga en la historia de Estados Unidos

En tanto el presidente Barack Obama destacó la conclusión “responsable” de la guerra en Afganistán, la “más larga” en la historia de EE.UU., al honrar a los más de 2.200 “patriotas” estadounidenses fallecidos en 13 años de conflicto, los talibanes consideran que la misión de combate de la OTAN en Afganistán es una “derrota” y una “decepción” para la coalición internacional.

 ”Consideramos esta etapa como una indicación clara de su derrota y su decepción”, dijeron los talibanes en un comunicado en inglés.

“Estados Unidos y su aliados invasores” al “igual que todas las organizaciones internacionales arrogantes sufrieron una derrota evidente en esta guerra asimétrica”, agregó el comunicado de los insurgentes, que acusa a la OTAN de haber hundido al país en un “baño de sangre”.

En un breve comunicado divulgado por la Casa Blanca, Obama calificó de “hito” para EE.UU. la ceremonia celebrada Kabul con la que la Fuerza Internacional de Asistencia para la Seguridad en Afganistán de la OTAN (ISAF) marcó el fin de 13 años de misión de combate.

“Estamos más seguros y nuestra nación es más segura”, remarcó el mandatario al recordar que Estados Unidos mantendrá a partir de 2015 una “presencia militar limitada” en Afganistán para “entrenar, asesorar y ayudar” a las fuerzas locales.

La Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad (ISAF) de la OTAN, arrió sus banderas el domingo, poniendo fin a las misiones de combate.

Sin embargo, la OTAN mantendrá una presencia militar de 12.500 hombres en Afganistán en el marco de la misión “Apoyo Resuelto” de ayuda y formación del ejército afgano que comenzará el 1º de enero.

En 1996, al término de una fulminante ofensiva militar, los talibanes afganos habían tomado el poder, del cual fueron desalojados por la invasión de Estados Unidos y sus aliados a fines de 2001. Desde entonces, y durante 13 años, desarrollaron una mortífera guerra de guerrillas contra las fuerzas occidentales y el ejército y policía afganos.

En los últimos meses, la insurrección talibana multiplicó los ataques contra las fuerzas afganas y contra los extranjeros residentes en Kabul.

Según la ONU, el balance de víctimas civiles en Afganistán en 2014 está a punto de superar la cifra de 10.000, lo que constituye el peor año desde 2009. Estados Unidos indicó que 2014 fue el peor año para los soldados y policías afganos con 4.600 muertos en los primeros 10 meses.

Por su parte, ante el retiro de la ISAF de los combates, el presidente afganos Ashraf Ghani llamó a los talibanes a negociaciones de paz. Pero los talibanes rechazan discutir directamente con las autoridades de Kabul.