MercoPress, in English

Lunes, 15 de agosto de 2022 - 10:25 UTC

 

 

Colombia y FARC ante los mayores desafíos: de-escalamiento del conflicto y reparaciones

Viernes, 12 de diciembre de 2014 - 22:21 UTC
”Hemos dejado atrás los acontecimientos de las anteriores semanas que generaron las dificultades” dijo negociador del gobierno, Humberto de la Calle. ”Hemos dejado atrás los acontecimientos de las anteriores semanas que generaron las dificultades” dijo negociador del gobierno, Humberto de la Calle.
La captura del general Rubén Alzate llevó al presidente Juan Manuel Santos, a suspender el 16 de noviembre las negociaciones con las FARC La captura del general Rubén Alzate llevó al presidente Juan Manuel Santos, a suspender el 16 de noviembre las negociaciones con las FARC

La guerrilla narco-marxista de las FARC y el gobierno de Colombia retomaron esta semana sus negociaciones tras superar la mayor crisis del proceso de paz, que casi fracasó por la captura de un general por parte de los rebeldes, que fue liberado. Esta nueva etapa presenta los mayores desafíos: de-escalamiento del conflicto y reparación a los millones de víctimas.

”Empezamos hoy un nuevo ciclo de conversaciones. De esta manera se hace patente que hemos dejado atrás los acontecimientos de las anteriores semanas que generaron las dificultades” que causaron una interrupción de los diálogos de paz, dijo a la prensa el jefe negociador del gobierno, el ex-vicepresidente colombiano Humberto de la Calle.

La captura del general Rubén Alzate llevó al presidente colombiano, Juan Manuel Santos, a suspender el 16 de noviembre las negociaciones con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) , la mayor guerrilla de ese país, con unos 8.000 combatientes.

A fines de noviembre los rebeldes liberaron al general y a otros cuatro cautivos -tres soldados y una mujer-, lo que despejó la vía para retomar las conversaciones, que estuvieron suspendidas casi cinco semanas (incluido un receso programado) .

Este trigésimo primer ciclo de pláticas, que se prolongará hasta el 17 de diciembre, estará destinado a avanzar en el “des-escalamiento del conflicto” armado, según dijeron las partes el 3 de diciembre, cuando acordaron volver a la mesa de negociaciones, tres días después de la liberación de Alzate.

Además, las partes deben avanzar en el tema de la reparación de las víctimas del conflicto armado de medio siglo, que ha dejado 220.000 muertos y 5,3 millones de desplazados, según cifras oficiales.

Una quinta y última delegación de 12 víctimas entregará su testimonio ante los negociadores el 16 de diciembre, con el fin de que sus demandas se plasmen en un eventual acuerdo que ponga fin al último conflicto armado en América.

Las anteriores delegaciones de víctimas han formulado fervientes llamados a la paz pero con conocimiento de la verdad, en las jornadas más emotivas de estas negociaciones, iniciadas el 19 de noviembre de 2012.

Humberto de la Calle negó que las FARC hubiesen exigido dinero de las regalías petroleras para retomar el proceso de paz, al desmentir una versión difundida en la red social Twitter el domingo por el ex-presidente y actual senador Alvaro Uribe, uno de los mayores críticos del proceso de paz.

“Es absolutamente inverosímil hablar, por ejemplo, de que vamos a repartir las regalías del petróleo y la minería con las FARC” , dijo De la Calle.

“Esto ni siquiera fue planteado por las FARC y, en todo caso, si lo hubiera sido, no lo hubiéramos aceptado”, agregó, afirmando que “alguien le está llenando la cabeza de falsedades” a Uribe.

Anteriormente, el ex-mandatario (2002-2010) ha divulgado informaciones reservadas sobre el proceso de paz que luego han sido confirmadas por las autoridades.

Colombia es productor petrolero y minero, actividades muy criticadas por las FARC, creadas en 1964