MercoPress, in English

Martes, 25 de junio de 2019 - 03:20 UTC

 

 

Chile limpia campos minados en zona de Arica en la frontera con Perú

Jueves, 11 de setiembre de 2014 - 06:45 UTC
En la ceremonia de destrucción de minas participaron el ministro de Defensa, Jorge Burgos, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros (I). En la ceremonia de destrucción de minas participaron el ministro de Defensa, Jorge Burgos, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros (I).
El área declarada desde hoy libre de explosivos, que contenía 6.095 minas es uno de los 30 campos minados ya despejados totalmente en la zona. El área declarada desde hoy libre de explosivos, que contenía 6.095 minas es uno de los 30 campos minados ya despejados totalmente en la zona.

Chile ha eliminado este miércoles en la ciudad fronteriza de Arica más de seis mil minas antipersonales y anti tanques que estaban situadas en esta zona limítrofe con Perú, según anunció el Ministerio de Defensa en Santiago.

Se trata de 6.095 artefactos proscritos por las Convenciones de Ottawa y de Oslo que fueron inutilizados en una ceremonia en la que participaron el ministro de Defensa, Jorge Burgos, y el viceministro de Relaciones Exteriores, Edgardo Riveros.

El área declarada desde hoy libre de explosivos, que contenía 4.571 minas antipersonal y 1.424 antitanque, es uno de los 30 campos minados ya despejados totalmente en la zona.

Sin embargo, en la zona siguen su trabajo 70 especialistas del Ejército, que tienen asignada la tarea de detectar, retirar y destruir antes del año 2020 un total de 71.732 minas terrestres distribuidas en otras 47 áreas.

El titular de Defensa, a quien también acompañaba el comandante en jefe de la VI División del Ejército, el general Cristián Chateau, recalcó la importancia de estos trabajos como aportación a la paz y la seguridad de los habitantes y visitantes del extremo norte de Chile.

En agosto de 2014, el Ministerio de Defensa Nacional reactivó la operación de la Comisión Nacional de Desminado y dispuso el aumento del contingente de especialistas a partir del año 2016, a fin de cumplir la obligación internacional de destruir todas las minas antipersonales sembradas en el territorio nacional antes del año 2020.

Por otro lado, Defensa ha manifestado su propósito de impulsar la tramitación del proyecto de ley que proporciona reparación y asistencia en rehabilitación a las víctimas de minas y otros artefactos explosivos.

Al respecto, el gobierno que encabeza Michelle Bachelet realizó en junio pasado una serie de enmiendas al texto enviado al Parlamento durante la presidencia de Sebastián Piñera (2010-2014). Además, dispuso la elaboración de un Plan Nacional de Desminado Humanitario que pondrá énfasis en la prevención de la población y la asistencia a las víctimas.

Las minas datan de la década del setenta y posteriores cuando Chile se vio enfrentado con la posibilidad de un conflicto armado con sus vecinos Perú y Bolivia, con los cuales se mantienen disputas de límites. En esa época los tres país eran gobernados por regímenes militares y 1979 era un año con mucho simbolismo.

Eran los cien años de la Guerra del Pacífico que enfrentó a Chile con Perú y Bolivia, y que terminó con la derrota de estos últimos. Perú debió ceder su provincia más al sur y Bolivia perdió la salida al mar que reclama desde entonces.

Algo similar se plantea en el sur con Argentina, donde también persisten campos minados que se remontan a la disputa en los setenta y ochenta por las islas del Canal de Beagle en el extremo sur. En 1978 la intervención del entonces Papa Juan Pablo II impidió a último momento el conflicto.
 

Categorías: Política, América Latina, Chile.