MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 02:13 UTC

 

 

Esperan en Argentina un acuerdo extra-judicial con los bonistas 'holdouts'

Jueves, 7 de agosto de 2014 - 11:08 UTC
Bancos internacionales estarían detrás de cualquier acuerdo que pueda tener éxito y se menciona a JP Morgan, Citi y HSBC Bancos internacionales estarían detrás de cualquier acuerdo que pueda tener éxito y se menciona a JP Morgan, Citi y HSBC

Bancos internacionales y acreedores de deuda impaga argentina podrían llegar a un acuerdo tan pronto como la próxima semana, aunque hasta ahora las partes no han podido pactar el precio de los papeles en cesación de pagos, dijeron el miércoles fuentes cercanas al asunto y difundidas por medios de prensa locales, entre ellas Reuters.

Las negociaciones para resolver el segundo default de Argentina en 12 años se estancaron varias veces la semana pasada, pese a que se estuvo cerca de un trato, dijeron las fuentes.

De acuerdo a esos testimonios bancos locales argentinos, incluyendo al Banco Macro, habían estado muy involucrados en las negociaciones de la semana pasada para comprar la deuda de los llamados acreedores 'holdouts', valorada nominalmente en 1.330 millones de dólares más intereses.

Los acreedores, que demandaron a Argentina, están encabezados por NML Capital, una filial de Elliott Management, y el fondo de cobertura Aurelius Capital.

Se cree que las instituciones argentinas se encuentran ahora en la retaguardia de las conversaciones y que bancos internacionales estarían detrás de cualquier acuerdo que pueda tener éxito. Las fuentes del reporte mencionaron a JP Morgan, Citi y HSBC.

Conversaciones entre Argentina y los acreedores que la demandaron terminaron el 30 de julio sin un acuerdo que evitara que Argentina cayera en default de unos 29.000 millones de dólares en bonos.

Un acuerdo entre los 'holdouts' y los bancos privados es considerado como una vía alternativa a la llamada cláusula RUFO de los bonos que reestructuró Argentina, que ha sido un obstáculo para un arreglo directo con los litigantes.

La cláusula exige al país ofrecer los mismos términos a los 'holdouts' que los otorgados a los acreedores reestructurados.

Las expectativas son que cualquier banco que compre deuda incumplida a los 'holdouts' se beneficiará de un alza en los mercados secundarios una vez que la cláusula RUFO se extinga a fines de año, según se estableció.