MercoPress, in English

Viernes, 7 de octubre de 2022 - 13:13 UTC

 

 

La reforma energética para salvar a México de un desplome de reservas petroleras

Miércoles, 6 de agosto de 2014 - 09:48 UTC
La reforma energética que abre recursos mexicanos al sector privado y se discute en el Congreso, es impulsada por el gobierno de Peña Nieto La reforma energética que abre recursos mexicanos al sector privado y se discute en el Congreso, es impulsada por el gobierno de Peña Nieto

Un debate de expertos en energía resaltó la importancia de la ley de reforma energética, actualmente en discusión legislativa, para México que de lo contrario veía peligrar su condición de productor y exportador en pocos años.

En efecto un estudio realizado en junio de este año por British Petroleum (PB), reveló que México apenas sumó 11,1 mil millones de barriles de petróleo, cuando en su informe de 2013 las estimaba en 12.4 mil millones.

Según el Statical Review of World Energy, las reservas mexicanas se ven claramente desfavorecidas ante las de los Estados Unidos y Canadá, que cuentan con 44,2 y 174,3 mil millones de barriles, respectivamente. El reporte elaborado por BP agrega que hasta el día de hoy, las reservas probadas alcanzarían para 10,6 años.

En un diálogo recogido por el diario Excelsior, especialistas en el sector energético resaltaron la importancia de las leyes secundarias de la Reforma Energética impulsadas por el gobierno de Enrique Peña Nieto. Miriam Grunstein, del Centro de Investigación y Docencia Económica (CIDE), y Giovanni Aloi Timeus, vicepresidente de Concamin, señalaron que de no haberse aprobado esas normas las reservas hubieran alcanzado para una década. Mientras que la producción de hidrocarburos hubiera comenzado a declinar en pocos años.

“La Reforma Energética podría ser exitosa en principio en aguas profundas, pero el problema con aguas profundas es que no vamos a ver nada hasta dentro de 10 años”, recalcó Miriam Grunstein.

Ambos especialistas advirtieron que un aumento de las reservas probadas de México recién se vería dentro de un lapso de 8 a 10 años.

“Porque meter a empresas a hacer trabajos petroleros tierra adentro, con la cuestión social, la tenencia de las tierras, el impacto ambiental, necesitaría de mucha infraestructura y creo que será más difícil”, explicó la integrante del CIDE.

Aloi Timeus, en tanto, consideró que la ambiciosa reforma impulsada por el presidente Peña Nieto permitirá sumar nuevas reservas probadas “porque habrá más recursos para exploración”.

“Lo que sucederá con la reforma es que se diluirá el riesgo y la inversión. Entonces seguramente en este marco de asociaciones que tendrá Pemex, en lugar de pagar diez lo hará con tres y en lugar de arriesgar 100, arriesgará 30”, apuntó.

En la última década, el descenso en la producción de petróleo fue de 24% frente a un aumento del 35,8% de Estados Unidos, y un 31,4% de Canadá.

Esto representó una caída de tres millones 795 mil barriles diarios en 2003 a dos millones 875 mil a finales de 2013, según datos revelados por el informe Statical Review of World Energy.

En tanto, la producción de Estados Unidos creció de siete millones 362 mil barriles diarios a 10 millones 3 mil barriles por día y la de Canadá avanzó de 3 millones 3 mil barriles diarios a 3 millones 948 mil barriles por día.

Aloi manifestó que la única forma de revertir este descenso de la producción y volver a producir 3,8 millones de barriles diarios es mediante la explotación de yacimientos con reservas probadas en aguas profundas.

“En 2 ó 3 años podríamos regresar al nivel de producción de 2,9 a 3 millones de barriles diarios, porque muchas empresas con experiencia aplicarían tecnología para extraer remanentes de campos ya maduros, pero un aumento en la producción a una fortaleza ya muy marcada, se daría en 8 a 10 años”, estimó.

Y volvió a destacar la aprobación de la Reforma Energética: “Si no se hubiera hecho la reforma, en 3 ó 4 años la producción habría caído a 2,3 millones de barriles diarios y se hubiera prologado la agonía”.