MercoPress, in English

Martes, 29 de noviembre de 2022 - 08:27 UTC

 

 

Humala en pico de impopularidad, ofrece paquete de reactivación y combate a la corrupción

Lunes, 30 de junio de 2014 - 10:34 UTC
El presidente nombró al General retirado Urresti en la cartera de Interior en tanto varios jefes de gobiernos regionales han sido intervenidos El presidente nombró al General retirado Urresti en la cartera de Interior en tanto varios jefes de gobiernos regionales han sido intervenidos

El presidente peruano, Ollanta Humala, llegó al pico más alto de impopularidad, en medio de demandas para recuperar el crecimiento de la economía y luchar contra la inseguridad ciudadana y los casos de corrupción.

 Humala, comandante en retiro del Ejército y fundador del partido Nacionalista peruano, obtuvo en junio 75,3% de desaprobación, casi un punto porcentual más que el mes anterior, en que llegó a 74,5%, según la última encuesta a nivel urbano elaborada por la Compañía Peruana de Investigación de Mercado (CPI).

Según ese sondeo, Humala obtuvo apenas el 21,4% de aprobación, también con una ligera alza respecto a mayo (21,2%). En la comparación con sus antecesores, el índice de desaprobación a la gestión de Humala supera al que obtuvo el ex-gobernante Alan García (2006-2011), 55,3%.

A semanas de iniciar su cuarto año de gobierno, Humala, de 52 años, enfrenta demandas para reactivar la economía, que tras años de expansión creció apenas poco más de 2% en abril, aunque el gobierno asegura que las cifras de mayo serán auspiciosas.

En medio de las presiones empresariales y sindicales, el gobierno reaccionó y armó un paquete reactivador de la economía, que esta semana pasada fue aprobado por la Comisión de Economía del Congreso y espera ser sometido al pleno del Parlamento.

Al respecto, el ministro de Economía, Luis Castilla, dijo que el proyecto aprobado es “un conjunto de normas que creemos van a facilitar que nuestra economía siga creciendo, se genere empleo, y yo creo que eso ha sido recogido por los señores congresistas”.

Para atenuar cualquier impacto posterior, Humala salió al paso y dijo que “este no tiene nada de paquetazo, son medidas de reactivación de la economía. Con esto queremos que haya más inversión”.

De acuerdo con el jefe de Estado, los “paquetazos” se dieron en la década de los 80 ó 90, cuando había “corrupción generalizada” y “el Perú era un país inelegible mundialmente”.

En respuesta, el presidente del principal gremio empresarial del país (Confiep), Alfonso García Miró, declaró que las propuestas están bien enfocadas, pero son un primer gran paso, pues el conjunto de empresas que representa habría preferido quelas iniciativas sean más “atrevidas”.

Junto a las demandas para reactivar la economía se suman los pedidos para luchar contra la corrupción y la creciente inseguridad ciudadana.

En las acciones anticorrupción se cuentan numerosas intervenciones en las últimas semanas por parte de la justicia a gobiernos regionales por presuntos delitos de malversación de fondos y cohecho, entre otros, por parte de presidentes de regiones (gobernadores).

En intervenciones rápidas, los presidentes regionales de Ancash, Moquegua y Cajamarca quedaron detenidos preventivamente, en hechos sin precedentes, y otros gobernadores están en la mira de la justicia. Uno de ellos, presidente de Tumbes, Viñas, tiene orden de captura. Se presume que esté en Ecuador.

Para enfrentar el problema de la inseguridad, Humala nombró la semana que concluyó al general en retiro del Ejército Daniel Urresti como ministro del Interior, después de haber permanecido como Alto Comisionado para la lucha contra la minería ilegal, ámbito en el que el gobierno dijo tener muchos avances gracias a su gestión.

Categorías: Política, América Latina.