MercoPress, in English

Martes, 27 de setiembre de 2022 - 21:43 UTC

 

 

Saldo de muertos de los choques en Venezuela asciende a 41, dice Fiscalía

Sábado, 12 de abril de 2014 - 09:10 UTC
El anuncio fue hecho por la Fiscal General Luisa Ortega Díaz e incluye 120 denuncias de violaciones de derechos humanos El anuncio fue hecho por la Fiscal General Luisa Ortega Díaz e incluye 120 denuncias de violaciones de derechos humanos

El saldo de muertos por las protestas opositoras en Venezuela subió a 41, al fallecer una mujer herida hace casi un mes, mientras la Fiscalía investiga ya 120 casos de abusos policiales, informó este viernes la fiscal general Luisa Ortega Díaz.

 “Tenemos hasta el día de hoy 41 personas fallecidas, 674 lesionadas y 175 privadas de libertad” producto de las protestas dijo la fiscal en el curso del programa radial Justicia y Valores que conduce la funcionaria algunos viernes del mes.

El ministerio público además investiga 120 denuncias de violaciones a los derechos humanos, entre ellas tres por homicidio, dos por intento de homicidio, dos por torturas y 113 por tratos crueles, precisó la fiscal.

Ortega Díaz informó que esta semana murieron un policía herido de bala en una protesta esta semana en el estado de Lara, y una mujer que había sido arrollada hacía casi un mes en el curso de una protesta en Valencia (centro-norte).

Venezuela, uno de los países con mayores reservas petroleras y la segunda mayor tasa de homicidios del mundo, sufre protestas desde el 4 de febrero cuando estudiantes de San Cristóbal (oeste) se manifestaron en rechazo a la inseguridad.

Las protestas se extendieron al resto del país incorporando demandas contra la crisis económica y de inmediato se sumaron sectores radicales de la oposición que impulsan, bajo el lema “La salida”, la estrategia de ocupar las calles y forzar la renuncia del presidente Nicolás Maduro, electo en abril de 2013, lo que llevó al presidente a calificar el movimiento de “golpe de Estado en desarrollo”.

La estrategia derivó en el establecimiento de barricadas y frecuentes combates callejeros nocturnos entre grupos de encapuchados armados con bombas molotov y piedras, unidades antimotines y pelotones de civiles armados no identificados pero reconocidos como los 'colectivos' o grupos para-policiales.