MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 19:21 UTC

 

 

“Nubarrones negros” en el futuro de América Latina pronostica Banco Mundial

Jueves, 10 de abril de 2014 - 08:22 UTC
Sin embargo la región estás menos expuesta a las turbulencias internacionales, dijo Augusto de la Torre Sin embargo la región estás menos expuesta a las turbulencias internacionales, dijo Augusto de la Torre

El Banco Mundial (BM) ve “nubarrones negros” en el horizonte económico latinoamericano debido a la incertidumbre y volatilidad generadas por el giro en la política monetaria de Estados Unidos y la desaceleración china. América Latina y el Caribe crecerán apenas un 2,3% este año, pero la desaceleración sería peor si no fuera por la inversión extranjera directa, dijo el miércoles el Banco Mundial.

 El BM atribuyó la desaceleración a un menor crecimiento en China, la volatilidad de los precios de las materias primas que exporta la región y mayores costos de capital a medida que Estados Unidos retira sus estímulos.

“América Latina y el Caribe enfrentan un período desafiante. Los vigorosos vientos de cola externos que ofrecieron un impulso exógeno al crecimiento en años pasados se han disipado”, dijo el organismo en su informe “La Financiación Externa de América Latina. ¿Causa de zozobra?”.

La región disfrutó de un auge económico durante la última década gracias a la voraz demanda por las materias primas que produce, algo que le ayudó a fortalecer sus finanzas, acumular reservas internacionales y sacar a millones de latinoamericanos de la pobreza. Pero ahora su dependencia exportadora de los productos básicos comienza a pasar factura.

“Se espera que sus economías se expandan apenas un 2,3% en el 2014, ligeramente por debajo del ya decepcionante tasa de crecimiento de 2,4% en el 2013″, sostuvo el banco.

Sin embargo, América Latina está menos expuesta que en el pasado a los choques externos. El Banco Mundial dijo que su salud macro económica es mejor y la inversión extranjera directa y las remesas diversificaron las fuentes de financiamiento de una región que antes dependía de la deuda.

“Debido a eso, en parte, creemos que las turbulencias financieras internacionales no causarán el tipo de crisis domésticas que solían causar en el pasado”, dijo el economista jefe del BM para América Latina, Augusto de la Torre, en un comunicado.

La región entró en lo que el BM describió en su informe como un “equilibrio de bajo crecimiento”.

Pero la inversión extranjera directa será un amortiguador. De acuerdo con el banco, se ha transformado en la mayor fuente de financiamiento para América Latina y ha crecido desde un promedio del 1,77% del PIB regional en la década de 1990 hasta un 2,27% del PIB entre el 2000 y el 2012.

México, un país con un perfil exportador más industrial y mucho más expuesto que otros vecinos a la demanda de Estados Unidos, debe recuperarse del bajón del año pasado y crecer en torno a un 3% el 2014, encima del promedio regional.

“La ola de fuertes reformas recientemente adoptadas en México, involucrando al sector bancario, educación, telecomunicaciones, impuestos y energía, elevaron el optimismo de los inversores y mejoraron las perspectivas de crecimiento más allá del 2014″, dijo el informe.

Pero Brasil, la mayor economía de América Latina, crecerá este año apenas un 2% por estar atrapado en un equilibrio de bajo crecimiento, bajo ahorro y baja inversión.

El organismo multilateral espera que Panamá crezca casi un 7%. La economía de Perú debe expandirse un 5,5% y la de Colombia algo más de un 4%. Bolivia, Guyana y Paraguay también deben crecer por encima de un 4,5%.

El Banco Mundial dijo que era difícil hacer un pronóstico sobre Argentina, debido a la falta de “información detallada” sobre el comportamiento de su economía en el 2013.

El país con peor rendimiento es Venezuela, que el Banco Mundial espera que se contraiga un 0,9% en el 2014.

El banco recomendó a América Latina mejorar la calidad de sus instituciones para atraer mayores flujos de inversión y aconsejó apretar el acelerador con las reformas estructurales para sentar las bases de un crecimiento sostenido de largo plazo.

“A medida que aparecen nubes negras en el horizonte, mejoras en la calidad de las instituciones y desarrollo de un ‘ambiente posibilitador’ se ha vuelto clave para construir una embarcación más sólida”, sostuvo.