MercoPress, in English

Domingo, 26 de mayo de 2019 - 13:03 UTC

Atentados contra oleoducto en Colombia deja cesantes a 500 obreros

Miércoles, 9 de abril de 2014 - 10:40 UTC
Se trata del ELN que se ha ensañado contra la petrolera Occidental y un oleoducto de 780 kilómetros  Se trata del ELN que se ha ensañado contra la petrolera Occidental y un oleoducto de 780 kilómetros

La oleada de atentados en Colombia contra la empresa petrolera Occidental ha causado un desastre laboral. Según la USO (Unión Sindical Obrera), la multinacional norteamericana anunció que despedirá a 500 empleados debido a que su actividad está en caída libre desde que empezó el año por los ataques de la guerrilla, Ejército Nacional de Liberación, ELN.

 En lo que va de año, el ELN ha atentado por lo menos en treinta ocasiones contra el oleoducto de Caño Limón y Caricare, al noroeste de Colombia.

“Son 500 trabajadores los que quedaron sin contrato, la empresa los presionó para terminar el contrato de mutuo acuerdo”, dijo Oscar García, presidente del sindicato mencionado en Arauca. Para los sindicalistas, se trata de una “masacre laboral”.

Por su parte el ministro de Trabajo, Rafael Pardo, aseguró que la serie de ataques hace más necesario que nunca la firma de un acuerdo de paz en La Habana con las FARC. Cabe recordar que el proceso de paz con las FARC es el eje de la campaña del presidente Juan Manuel Santos para la re-elección, aunque en esta ocasión la banda terrorista que más estragos causa en la infraestructura es el ELN, que también busca acercamientos con el Gobierno.

El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, sin embargo, anunció la llegada en mayo de nuevos efectivos militares para reforzar el control del oleoducto. Pero el Caño Limón-Coveñas tiene 780 kilómetros y una parte pasa por regiones donde los terroristas tienen fuerte presencia, por lo que evitar que le causen daño es una misión casi imposible. A juicio del ministro, es la debilidad de los terroristas lo que les obliga a recurrir a los explosivos en el tubo.

El problema para Occidental es que no puede bombear más petróleo porque sus tanques de almacenamiento están casi llenos al no poder utilizar el oleoducto. Ya le ocurrió algo similar en el año 2001, en pleno apogeo de las guerrillas, cuando Colombia vivía bajo la presión constante de ELN y FARC y llegó a pensarse que era un Estado fallido.

La situación para las petroleras viene empeorando desde el año pasado, cuando vieron aumentar en un 72% los atentados respecto al 2012, casi uno por día. En el 2013 Occidental produjo 29.000 barriles diarios de crudo.

Se da la paradoja que el ELN y las organizaciones sindicales fueron de la mano en el pasado, presionando a las petroleras para conseguir avances laborales.

Categorías: Política.