MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 00:35 UTC

 

 

Murió Matos, líder de la revolución cubana pero férreo opositor del castrismo

Viernes, 28 de febrero de 2014 - 06:25 UTC
El ex-maestro y luego comandante (Izq) al ingreso de La Habana cuando la caída de Batista. El ex-maestro y luego comandante (Izq) al ingreso de La Habana cuando la caída de Batista.
Preso por Fidel Castro hasta 1979, partió a Costa Rica y luego a Miami donde falleció a los 95 años Preso por Fidel Castro hasta 1979, partió a Costa Rica y luego a Miami donde falleció a los 95 años

Húber Matos Benítez, uno de los líderes iniciales de la revolución cubana, de la cual se separó en una fecha tan temprana como siete meses después de su triunfo en 1959, ha fallecido en la madrugada del jueves en Miami a los 95 años.

 Matos nació el 26 de noviembre de 1918 en Yara, un poblado al este de Cuba, y fue un maestro de escuela que se rebeló contra la dictadura de Fulgencio Batista en la década los años 1950 del siglo pasado.

Aunque en un inicio adhirió al ejército rebelde comandado por Fidel Castro, donde obtuvo los grados de comandante, en los meses iniciales del triunfo revolucionario se opuso al 'castrismo' y denunció la penetración de elementos comunistas en el seno del ejército y la revolución.

Esta denuncia le valió una condena de 20 años de cárcel, que cumplió hasta el último día en octubre de 1979, cuando salió de Cuba hacia el exilio en Costa Rica, para luego instalarse en Miami, donde fundó la organización opositora Cuba Independiente y Democrática.

“Húber fue el mayor opositor al Gobierno de Cuba desde 1959. Tenía una calidad humana única y madera de mejor líder. Su ruptura con la revolución le abrió los ojos a los cubanos de lo que realmente pasaba en el país. De que el comunismo se estaba apoderando del poder. Por eso cumplió su condena hasta el final”, ha explicado el escritor cubano Carlos Alberto Montaner.

En noviembre de 1959, Matos entonces jefe militar de la guarnición de la provincia de Camaguey tras la llegada de Fidel Castro al poder, fue acusado de protagonizar una sublevación militar y condenado a dos décadas de cárcel por “traición a la patria”.

En su libro de memorias, 'Cómo llegó la noche', publicado el año 2002, el ex comandante guerrillero dijo que el juicio fue “un pretexto del castrismo para acabar tempranamente con la oposición interna”.

“[El presidente cubano] Raúl Castro quiso fusilarlo pero Fidel se opuso porque Matos era uno de los comandantes que entró en La Habana con él”, ha recordado Montaner, para quien el juicio fue la confirmación de la tesis 'de la revolución traicionada', cuando el movimiento 26 de julio, comandando por Castro, se apartó de los postulados democráticos.

Según varios historiadores la participación de Matos en la revolución cubana fue estrecha. Antes del triunfo revolucionario se licenció en Pedagogía en la Universidad de La Habana y fue miembro del Partido Ortodoxo, el mismo al que perteneció Castro.

Se rebeló contra Batista y se fue en Costa Rica donde logró el apoyo financiero y armamento del Gobierno del entonces presidente José Figueres.

Obtuvo los grados de comandante en 1958 después que voló con cinco toneladas de armas hacia la Sierra Maestra, cuartel general de Castro al este de Cuba.

Tras el triunfo revolucionario fue nombrado jefe militar del ejército rebelde en Camaguey y en pocos meses estaba preso. “Tuvo una participación marginal porque tampoco tuvo mucho tiempo.

”Creo que será recordado apenas porque aparece en la foto de la entrada de Fidel en La Habana al lado de él. Fidel confió en Matos, pero él lo traicionó. Esa es la verdad“.

”Porque ni hubo conspiración en el ejército rebelde, como él decía, ni nadie se sublevó“, ha recordado Max Leznik, presidente de la organización Alianza Martiana.

En Miami, Húber Matos siempre mantuvo una posición intransigente hacia el régimen de Fidel Castro. Promovió algunas expediciones armadas anticastristas en las décadas de 1970 y 80, pero su participación política no fue relevante y se limitó a participar en tertulias radiofónicas.

Participó por última vez en público en enero en un debate sobre la disidencia en la isla promovido por la Universidad Internacional de Florida.

”Tras el fallecimiento [opositor y ex embajador] de Gustavo Arcos y de [el preso político] Mario Chanes de Armas, la muerte de Húber Matos pone fin a una etapa de Cuba y el exilio. Los tres representan el desencanto y la rebelión contra el rumbo por el cual Fidel Castro encaminó un proceso que ellos ayudaron a crear. Se libraron de la culpa al salirse al paso a lo que consideraron una traición y pagaron con largos años de cárcel por esa actitud decente y frontal”, ha comentado el analista cubanoamericano Alejandro Armengol.

En su opinión, Matos fue el más popular de los tres y la figura más cercana a Castro en un imaginario popular establecido por los reportajes gráficos tras los primeros momentos del triunfo revolucionario.

Categorías: Política, América Latina.
Tags: Cuba, Huber Matos.