MercoPress, in English

Jueves, 18 de agosto de 2022 - 17:09 UTC

 

 

Desastrosas inundaciones en Brasil dejan al menos 45 muertos y 60.000 desplazados

Viernes, 27 de diciembre de 2013 - 08:14 UTC
La presidenta Rousseff firmó un decreto especial que permite agilizar la entrega de materiales y tareas de rescate  La presidenta Rousseff firmó un decreto especial que permite agilizar la entrega de materiales y tareas de rescate

A raíz de las tormentas intensas en los estados de Minas Gerais y Espírito Santo, en el sudeste de Brasil, llegaron a 45 y hay más de 60.000 evacuados, en tanto la presidenta Dilma Rousseff firmó un decreto que permite agilizar el envío de recursos púbicos a las zonas afectadas.

 ”Firmé una Medida Provisoria (decreto) que agiliza el envío de recursos públicos federales para dar soporte a las acciones de prevención de los municipios y Estado, necesarias para enfrentar desastres naturales“, expresó la mandataria a través de su cuenta en Twitter.

Un total de 79 municipios de Minas Gerais también fronterizo con Rio de Janeiro han sido afectados por las lluvias y 26 han sido declarados en situación de emergencia.

Según el último informe divulgado por la Defensa Civil de Espíritu Santo, estado fronterizo con Río de Janeiro, 27 personas perdieron la vida a raíz de las tormentas, que fueron las más intensas de los últimos 90 años. Y unas 61.379 tuvieron que ser evacuadas.

En tanto, en el este de Minas Gerais, 18 personas murieron desde que comenzó la época de lluvias en octubre pasado.

Rousseff aseguró que a partir del decreto, habrá ”mecanismos más simples y rápidos (de envío de recursos) sin perder transparencia, en los cuales el control sobre el gasto del recurso público se dará sobre los resultados, durante la ejecución (de obras) y en la rendición de cuentas“.

”Esto significa que las víctimas de tragedias naturales tendrán asistencia más rápida y que las autoridades locales podrán planificar la prevención“, remarcó.

Asimismo, en la víspera de Navidad, la mandataria sobrevoló las áreas afectadas.

Unos 170 efectivos del Ejército de Río de Janeiro arribaron a la capital provincial de Espírito Santo y se sumaron a los agentes de la Fuerza Nacional de Seguridad -policía que depende del gobierno federal- y los bomberos del Grupo de Búsqueda y Salvamento de Río.

Todos los agentes se encuentran en la región afectada para colaborar con la búsqueda, el rescate de víctimas y el auxilio a los evacuados.

El gobernador de Espírito Santo, Renato Casagrande, dijo que las lluvias son las mayores registradas en la historia del estado.

”Vamos a reconstruir todo Espírito Santo“, prometió. Es necesario reconstruir ”puentes, carreteras, casas“, explicó, pues está ”todo destruido por las aguas”.