MercoPress, in English

Domingo, 7 de agosto de 2022 - 21:49 UTC

 

 

La década Kirchner concluye con una inflación superior al 27% y con perfil ascendente

Viernes, 20 de diciembre de 2013 - 09:04 UTC
“La novedad es que este año hay una aceleración muy marcada a partir de noviembre”, advirtió Carlos Melconian “La novedad es que este año hay una aceleración muy marcada a partir de noviembre”, advirtió Carlos Melconian

La “década ganada” de la pareja presidencial argentina Néstor y Cristina Kirchner está terminando con una inflación récord ya que según las mediciones privadas, este año se alcanzará una suba en el costo de vida superior a 27%, la mayor desde la llegada de los Kirchner al poder, en 2003.

 La evolución de los precios en la era kirchnerista hasta ahora mostraba dos períodos muy diferentes. Entre 2003 y 2007 crecían a una tasa de un solo dígito, pero con una preocupante tendencia a la aceleración.

La intervención del Indec (la oficina encargada de las estadísticas) y de la que en un mes se cumplirán siete años, marcó un nuevo punto de inflexión y, a partir de ese momento, la inflación se consolidó por encima de 20% anual. Ahora, muchas voces advierten que la economía podría haber ingresado en una tercera etapa, con el costo de vida acercándose peligrosamente al 30% anual.

“Hace siete años que el país viene sufriendo una inflación de dos dígitos y, de 2007 a la fecha, la única vez en que hubo una suba por debajo de 20% fue en 2009, en plena recesión de la economía. La novedad es que este año hay una aceleración muy marcada a partir de noviembre, con lo cual esperamos que el año termine cerca de 28%”, advirtió Carlos Melconian, economista del estudio M&S.

Los economistas precisan que la aceleración de los precios se explica básicamente por el impacto de los aumentos en los alimentos. “El año está cerrando con una inflación en torno a 27 o 28%, empujada por una aceleración en los aumentos en los alimentos, que pegaron un salto de 4% en noviembre y de 5% en octubre. El impacto además es mucho mayor en el interior, donde los niveles de ingresos son menores y, por lo tanto, el costo de vida está más afectado por las subas en alimentos. ”Esto puede explicar que el efecto de los recientes saqueos se haya sentido con tanta fuerza en las provincias y no tanto en Buenos Aires“, señaló Jorge Todesca, presidente de la consultora Finsoport.

En la medición que realiza la consultora Elypsis desde febrero de este año, y que incluye el seguimiento de los precios de más de 150.000 productos, la semana pasada fue la tercera con una alarmante suba de uno por ciento semanal. ”El rebote fuerte se inició unos días antes de que se fuera Guillermo Moreno (ex Secretario de Comercio Interior) y se fue acelerando al punto de que en la última semana cerca de la mitad de los productos que estamos midiendo registraron un aumento”, señaló Luciano Cohan, socio de Elypsis.

En el caso puntual de los alimentos, los últimos anuncios oficiales sobre una canasta de productos congelados, que recién llegará a las góndolas en diez días, terminaron teniendo un efecto contraproducente.