MercoPress, in English

Lunes, 28 de noviembre de 2022 - 07:55 UTC

 

 

Elogios a las Falkland Islands por su campaña diplomática a nivel mundial

Lunes, 9 de diciembre de 2013 - 13:30 UTC
El Secretario general de FIA y ex-gobernador de Falklands, Alan Huckle y el legislador MLA Roger Edwards depositan ofrendas florales en nombre de la asociación y del gobierno de las Falklands. El Secretario general de FIA y ex-gobernador de Falklands, Alan Huckle y el legislador MLA Roger Edwards depositan ofrendas florales en nombre de la asociación y del gobierno de las Falklands.

Los Falkland Islanders han sido elogiados por el despliegue de su campaña internacional de diplomacia explicando al mundo las impecables credenciales democráticas de las Islas a la vez que proclamando el avasallador voto del referendo en favor de la auto-determinación y de retener sus vínculos con el Reino Unido.

 Los elogios surgieron durante la reunión anual el sábado pasado en Londres de la Falkland Islands Association, FIA, establecida en apoyo de los deseos de la Isleños de elegir su propio futuro sin interferencias del exterior. Esa interferencia viene desde Argentina, cuyas acciones intentando dañar la economía de las Islas fueron condenadas, incluyendo la última legislación que establece altas multas y hasta condena de cárcel para quienes se vean involucrados en el desarrollo de la industria petrolera offshore de las Falklands.

 

El secretario general de la FIA y ex-gobernador de las Falklands, Alan Huckle encabezó el ataque. Las acciones de Argentina fueron criticadas por violatorias del derecho internacional. Huckle cuestionó si es que esas leyes argentinas tenían algún sentido o efecto más allá de las fronteras de ese país.

 

Contrastó el progreso y las perspectivas de una economía fuerte de las Falklands con la de la Argentina abatida por la alta inflación y el desempleo. El poder e influencia de la presidenta argentina Cristina Fernández de Kirchner ha disminuido con la pérdida de votos sufrida en la última elección de medio término, disminuyendo sus chances de asegurarse una enmienda a la constitución que le permita competir por un tercer mandato consecutivo.

 

Huckle resaltó las buenas perspectivas económicas de las Falklands con el crudo pronto a ser extraído comercialmente para 2018 y la exitosa temporada de pesca recién concluida, con su fuerte impacto para dinamizar la economía.

 

Más adelante Huckle elogió la forma en que el gobierno de las Falklands está promoviendo una imagen internacional positiva con una decidida campaña diplomática que incluye las visitas de los miembros de la Asamblea Legislativa a muchos países enfatizando la aplastante mayoría en el referendo de marzo pasado, cuando los Isleños votaron permanecer británicos, a la vez que rechazaron toda pretensión argentina sobre las Islas. Esa campaña dejó expuestas las mentiras desplegadas por Argentina en apoyo de su reclamo.

 

Huckle insistió que cualquier persona normal aceptaría el voto del referendo como decisivo. Pero si bien la campaña ha tenido y sigue teniendo mucho impacto, todavía hay mucha ignorancia en el mundo y aún en Gran Bretaña respecto a las Falklands y su pueblo.

Uno de los principales miembros de la Asamblea Legislativa, Roger Edwards quien está al frente de esa campaña dijo que hasta en Lituania se había cruzado con gente que había oído hablar de las Falklands. Pero estuvo de acuerdo en que la campaña tendría que ser promovida con aún mayor vigor para difundir el mensaje de las Falkland Islands. Rogers recientemente encabezó una delegación a la Unión Europea a la cual agradeció por haber hecho entrega a las Islas para su desarrollo de partidas que suman 5.9 millones de Euros. Hubo partidas adicionales para otras organizaciones incluyendo la Falklands Conservation.

 

El apoyo a las Falklands en el parlamento británico fue enfatizado por el legislador MP Andrew Rosindell quien es además secretario del Grupo Parlamentario en apoyo de las Falklands. Dijo que este apoyo parlamentario no conoce de colores políticos y rindió homenaje a la Oficina en Londres del gobierno de las Falklands y a su representante Sukey Cameron.

 

Recibió un estruendoso aplauso de parte de la audiencia, de un amplio abanico de representantes de la Asociación, de miembros de las fuerzas armadas en actividad y retirados pertenecientes a SAMA (Asociación de la Medalla del Atlántico Sur) así como de Isleños presentes en Londres incluyendo estudiantes que siguen sus carreras académicas en el Reino Unido.

 

La reunión de la FIA fue a continuación de la conmemoración anual de Battle Day (Día de Batalla), que marca el aniversario de la batalla de las Falklands en diciembre de 1914, cuando la Royal Navy mandó a pique toda una escuadra de Alemania imperial sin la pérdida de un solo buque británico.

 

Para el acontecimiento el tránsito de Londres en un congestionado Whitehall fue detenido para que se pudiera cumplir con el servicio religioso recordatorio y la colocación de ofrendas florales al pie del Cenotafio. Las ofrendas florales fueron encabezadas por el Jefe de Estado Mayor de la Royal Air Force, Mariscal del Aire Sir Peter Squire, quien fuera un destacado piloto de un Harrier en el conflicto de 1982 y por lo cual fue condecorado. Su ofrenda fue en nombre de las Fuerzas Armadas británicas; le siguieron el legislador de las Falklands, MLA Roger Edwards en nombre del gobierno de las Islas; Huckle por FIA; Rosindell en representación del parlamento británico, seguido de otros incluyendo la asociación de familias de las Falklands; SAMA, y en nombre de los jóvenes Isleños y de la Fuerza de Defensa de las Falklands, Zoran Zuvic vistiendo impecable su uniforme, al igual que la guardia de honor de la Royal Navy y el infante de marina que tocó la clarinada final previo al minuto de silencio.

El desfile estuvo bajo la batuta del ex Comandante de las Fuerzas Británicas en Falklands, Comodoro del Sire Peter Johnson en tanto el servicio recordatorio correspondió al canónigo Stephen Palmer quien también estuvo varios años al frente como pastor de la catedral de Stanley, Christ Church.

Harold Briley,
Londres