MercoPress, in English

Sábado, 13 de agosto de 2022 - 12:16 UTC

 

 

Primer ministro de Reino Unido niega tratar con “brutalidad” a sus subordinados

Domingo, 21 de febrero de 2010 - 23:42 UTC
PM Gordon Brown PM Gordon Brown

Gordon Brown debió dar explicaciones luego de que un diario revela extractos de un libro que lo describe como una persona “afectado por ataques de ira”.

El primer ministro británico, Gordon Brown, negó que se vea “afectado por ataques de ira” y trate con “brutalidad” a sus subordinados, según reveló un libro de su ex jefe de prensa, Andrew Rawnsley.

En una entrevista con la emisora Channel 4, el líder laborista admitió que a veces se dicen cosas “cuando uno está acalorado”, pero negó haber golpeado nunca a nadie.

En una entrevista con la emisora Channel 4, el líder laborista admitió que a veces se dicen cosas “cuando uno está acalorado”, pero negó haber golpeado nunca a nadie.

“Si me enfurezco... es conmigo mismo. Arrojo los periódicos al suelo o cosas así, pero eso de golpear, en absoluto”, explicó.

“Claro que uno se enfada, casi siempre consigo mismo. Pero soy una persona muy determinada. Creo que el país quiere a alguien que haga que las cosas funcionen, que no deje que se paralicen, y todas las mañanas me levanto dispuesto a hacer lo mejor para mi país”, dijo Brown.

El líder laborista se vio obligado a hacer estas aclaraciones después de que el diario dominical “The Observer” publicara hoy extractos de un libro Rawsley, según el cual Brown tiene un temperamento explosivo.

Según el autor, los abusos verbales y los ataques de ira de Brown han intimidado a sus subordinados al punto de que el jefe del cuerpo de funcionarios, Gus O'Donnell, consideró oportuno reprender al jefe de Gobierno.

Según el libro, cuando en noviembre del 2007, Brown recibió la noticia de que se habían extraviado los datos personales de más de 20 millones de ciudadanos que se guardaban en un banco de datos del Gobierno, el líder laborista agarró por la solapa a uno de sus subordinados y le dijo, en un ataque de paranoia, que alguien trataba de hacerle daño.

En otra ocasión, un asesor de Asuntos Exteriores del primer ministro, llamado Steward Wood, tuvo que soportar una tanda de insultos cuando intentaba preparar a Brown para una reunión con embajadores europeos.

“¿Por qué tengo que entrevistarme con esa gente jodida? ¿Por qué me obliga a reunirse con esa gente jodida?”, le gritó el líder laborista para echarle luego a un lado de un empujón.

En otro de sus ataques, esta vez en su coche oficial, tras recibir una noticia desagradable, Brown empezó a golpear el respaldo de su asiento con tal fuerza que su guardaespaldas, que estaba detrás se pegó un susto y el asistente que iba a su lado se encogió de miedo creyendo que le iba a golpear en la cara.

El autor cuenta también otro incidente en el que Brown se impacientó hasta tal punto con una mecanógrafa de su oficina que la echó de su silla y se sentó el mismo al teclado.

El portavoz del Primer Ministro calificó de “maliciosas” y “totalmente infundadas” esas acusaciones y negó que O'Donnell hubiese solicitado, como se afirma en el libro, una investigación interna sobre el supuesto comportamiento abusivo de Brown.

Esas acusaciones, cuando faltan pocos meses para las próximas elecciones generales, previstas para el 6 de mayo, no pueden sino dañar aún más a un primer ministro a quien todos los sondeos dan ya como perdedor frente a su rival conservador, David Cameron

Categorías: Política, Internacional.