MercoPress, in English

Jueves, 23 de mayo de 2024 - 15:30 UTC

 

 

Brasil comprará arroz en el Mercosur para alimentar a Rio Grande do Sul

Lunes, 13 de mayo de 2024 - 10:51 UTC
“Vamos a tener que importar arroz de Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argentina”, dijo Lula al anunciar la iniciativa “Vamos a tener que importar arroz de Bolivia, Paraguay, Uruguay, Argentina”, dijo Lula al anunciar la iniciativa

La Compañía Nacional de Abastecimiento de Brasil (Conab) ha sido encargada de comprar un millón de toneladas de arroz para alimentar a la población de Rio Grande do Sul y evitar que aparezcan intermediarios que buscan lucrar en un mercado negro con las víctimas de las tormentas sin precedentes. En circunstancias normales, Rio Grande do Sul representa el 70% de la producción de arroz de Brasil.

Según el último informe, 143 personas han muerto hasta el momento desde el 29 de abril, mientras que otras 125 están desaparecidas y 806 han resultado heridas, mientras que el número de evacuados de sus hogares alcanzó los 618.000, de los cuales 81.000 se encuentran en refugios y 537.000 están alojados con amigos o familiares. Las operaciones de socorro han permitido rescatar a 76.399 personas y 10.555 animales, mientras que 446 municipios de todo el estado se han visto afectados. Las nuevas previsiones de lluvia y frío para los próximos días mantienen a las autoridades en guardia.

En ese escenario, el gobierno federal publicó el viernes en el Diário Oficial da Uniao (DOU) la medida que autoriza a la Conab a importar hasta un millón de toneladas de arroz listo para el consumo. La medida busca evitar que los precios de los alimentos suban, argumentó el Ministerio de Agricultura. La compra se realizará mediante subastas públicas a precio de mercado. Las existencias se venderán preferentemente a minoristas.

”Por el momento la medida viene a evitar cualquier especulación con el precio del arroz. También he hablado con los productores para dejarles claro que no es para competir con nuestro arroz, porque los productores ya tienen (suficiente) para abastecer la demanda a nivel nacional pero tienen dificultades logísticas ... y viene la especulación“, explicó el ministro Carlos Fávaro en un comunicado. ”No queremos ninguna carga para los bolsillos de los brasileños. Queremos estabilidad y comida en la mesa”, añadió.

El jueves pasado, el presidente Luiz Inácio Lula da Silva anunció que emitiría una Medida Provisional (MP) para permitir que las importaciones de arroz reduzcan el precio interno del producto. ”No hay que pagar impuestos por los alimentos. Me enojé un poco porque el otro día vi en el lineal un paquete de arroz de 5 kilos por 33 reales (6,40 dólares americanos). Dije: 'No, eso no es normal'. Los pobres no pueden pagar 33 reales por un paquete de 5 kilos de arroz. Hoy enviamos una medida para que vote el camarada [presidente de la Cámara Baja, Arthur] Lira. Vamos a tener que importar arroz de Bolivia. Paraguay, Uruguay, Argentina... para que podamos bajar el precio del arroz y los frijoles en este país, que es un alimento esencial para el pueblo”, afirmó el mandatario.

El consumo medio anual de arroz en Brasil se acerca a los 10 millones de toneladas. El presidente de la Conab, Edegar Preto, también señaló que parte de la producción en Rio Grande do Sul no fue cosechada y que el 15% está en tierras que permanecen bajo el agua.

Según el miembro de la coordinación nacional del Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) Diego Moreira la nueva iniciativa no habría sido necesaria si los gobiernos de Michel Temer (2016-2018) y Jair Bolsonaro (2019-2023) no hubieran detenido las compras de alimentos de la Conab y hubieran en cambio creado reservas.

Bajo Lula, Brasil canceló la venta de los almacenes de la Conab iniciada por Bolsonaro y prometió reconstruirlos. En junio de 2023 la Conab realizó su primera compra de alimentos en seis años, consistente en maíz. Las existencias de arroz y frijoles se mantuvieron en cero.