MercoPress, in English

Miércoles, 24 de julio de 2024 - 07:00 UTC

 

 

Falklands rural: productores jaqueados por mercado global de lanas y pico de costos

Viernes, 26 de abril de 2024 - 10:09 UTC
La producción de lana tiene una larga tradición y de identidad para las Falklands La producción de lana tiene una larga tradición y de identidad para las Falklands
La legisladora MLA Teslyn Barkman informó sobre la situación lanera mundial y en las Falklands   La legisladora MLA Teslyn Barkman informó sobre la situación lanera mundial y en las Falklands

El tema del bajo precio internacional de la lana, la pesadez del mercado y sus consecuencias en materia de “liquidez” para los productores rurales en las Islas Falkland, históricamente un territorio ovino, fueron abordados en la Asamblea Legislativa de las Islas por quien ostenta dicha cartera, MLA Teslyn Barkman.

Al dirigirse a sus pares, MLA Barkman afirmó no estar al tanto de “problemas de liquidez”, entre los productores de lanas, e hizo referencia al EMI (Eastern Market Indicator) como la expresión económica que refleja ”precios actuales y anteriores niveles del mercado (mundial) de lanas“.

”El EMI es una canasta de 124 tipos distintos de lanas que reflejan la oferta total del producto en los centros de ventas de la Costa Este Australiana. EMI es el Indicador primario del Mercado de Lana y se utiliza para comparar el comportamiento de la lana frente a otras fibras“.

MLA Barkman explicó a continuación que no toma en cuenta las alteraciones en los tipos de cambio para la libra esterlina, ”los cuales de todas formas variarían en función de las fechas tomadas”.

En agosto del 2018, el índice más elevado en 40 años del AWEX (Australian Wool Exchange) Indicador del Mercado Este, alcanzó 2,116 libra peso Australiano por kilo de lana, sostuvo MLA Barkman.

”Esto fue atribuible en gran medida a la elevada demanda de China, una reducción en las tensiones comerciales entre diferentes países y condiciones de sequía en Australia con una merma en la oferta. La creciente demanda fue estimulada por la popularidad de la lana en ropa deportiva activa, ser lenta en materia de fuego, además de la demanda por ropa de bebés.

Ël EMI actual es de 1,158 Australianos al kilo. El EMI está en el 55% del valor de agosto del 2018. El EMI alcanzó su punto más bajo de 40 años en abril de 1993 y en ese momento estaba 412 Australianos al kilo.

MLA Barkman luego citó a la Organización Internacional Lanera Textil, (IWTO) la cual afirmó que la perspectiva para la lana “no es positiva. En tanto la lana como fibra se desempeña muy bien comparado a las fibras sintéticas, los altos precios de la energía, crecientes tasas de interés e inflación, el conflicto de Ucrania y en China las persistentes restricciones por el Covid, resultaron en una caída en la confianza de los consumidores en el mundo afectando la demanda por lana”.

Agregó que “a todo esto necesita considerarse las temporadas más secanas aquí en las Islas, que obligaron a muchos productores a reducir sus niveles de rebaños”

En 2022/23, última cifra disponible, la zafra alcanzó 1.573.794 kilos de lana sucia frente a un promedio en cinco años de 1.658.367 kilos, o sea una reducción del 5% de la zafra de lana sucia en las Falklands.

Y la legisladora concluyó, “no estoy al tanto de problemas de liquidez. En carácter de anécdota hay preocupación por el impacto que el precio de la lana y de la zafra lanera tienen en la comunidad rural”

Hizo referencia entones a la noticia divulgada la semana pasada sobre los precios internacionales de la lana, pero “no sólo se trató del precio de la lana sino también del costo de vida en las Falklands, el cual continúa a crecer”, y por tanto si “se encuentran en dificultades por favor ponerse en contacto con el Departamento de Agricultura y/o nosotros, particularmente los legisladores que representan al Campo, al medio rural”.

Fue entonces que tomó la palabra el legislador MLA Gavin Short quien afirmó estar preocupado que quienes recientemente adquirieron o tienen predios rurales puede que no cuenten con la necesaria liquidez de respaldo como para “aguantar una prolongada recesión”

La legisladora MLA Leona Roberts destacó que la situación de la comunidad rural en Falklands preocupaba a todos, “seamos legisladores del Campo o de Stanley, queremos ver que nuestra comunidad rural sea exitosa y las cosas le marchen bien, no solo por razones económicas, sino porque es obviamente una parte importante de nuestra cultura y de nuestra identidad, y creo que es algo sobre lo cual somos muy conscientes y siempre estamos vigilantes”.

Empero no faltaron los comentarios de algunos productores rurales respecto a las palabras de la legisladora informante.

Natalie Lloyd de Crooked Inlet dijo al respecto que “hemos sobrevivido con trabajos fuera del establecimiento, haciendo fletes, catering, y otras labores, para mantenernos a flote”.

Agregó, “hemos vendido poca lana, ya nos pagaron un lote, pero como somos un campo pequeño, se trata de unos siete fardos y eso cubre ”con suerte las cuentas de un mes.“

”No creo que a los productores les guste recibir donativos, limosnas del gobierno. Pero parece que olvidan que durante el Covid todas las empresas recibieron dineros del gobierno (“FIG money”) y estoy casi segura que mucha no se devolvió, en tanto la lana que compró el gobierno sí fue vendida y recuperado el dinero. Parece que quieren proteger al turismo y promoverlo mucho más que a la lana“.

Otra productora, con un campo algo mayor dijo, ”somos afortunados, pues tenemos una relación fuerte con nuestro comprador de lana. Siempre nos brinda buenos precios y a veces en línea o por encima de Awex, pero igualmente en estos últimos tres años hemos visto nuestros ingresos netos, nivel Stanley, caer un 30%, pues como a tantos otros negocios los costos se han elevado y por tanto contamos con bastante menos fondos para invertir en nuestro campo“.

Es más, ”si la tendencia en los precios de la lana continúa, entonces sí enfrentaremos una lucha financiera para hacer las necesarias mejoras en el campo, pues tras los costos básicos de mantenimiento, quedará, si algo, muy poco para hacer esas necesarias mejoras“

De la misma forma, ”nuestras ventas a FIMCO (planta de faena de las Falklands) también se han visto reducidas por el cambio climático con áreas no aprovechables en meses de verano por la falta de agua, y nos hemos visto obligados a reducir el número de cabezas tanto ovinas como bovinas para compensar. Ser un buen productor de lana en Falklands, significaba que cualquier ovino enviado a la planta de faena, FIMCO, siempre se podía contabilizar como un subproducto de la producción de lana”.

Resaltemos por último que las lanas de las Falklands siempre han sido bien cotizadas pues son prácticamente orgánicas, sin necesidad de aplicarle agroquímicos, sin flechillas u otros vegetales que impiden una fluida clasificación de la lana y protección de cueros, además de la propia blancura de las hebras. (Fuente Penguin News)