MercoPress, in English

Domingo, 21 de abril de 2024 - 08:36 UTC

 

 

Cámara Baja de Asunción condena decisión del Senado de EE.UU. de prohibir la carne paraguaya

Miércoles, 27 de marzo de 2024 - 11:17 UTC
Tras el primer embarque en enero, la carne paraguaya enfrenta en Washington su expulsión de los mercados estadounidenses Tras el primer embarque en enero, la carne paraguaya enfrenta en Washington su expulsión de los mercados estadounidenses

La Cámara de Diputados de Paraguay aprobó por unanimidad una resolución que objeta la decisión del Senado de Estados Unidos de prohibir la importación de carne del país sudamericano, al tiempo que instó a los legisladores de Washington DC a respetar los informes técnicos que acreditan la inocuidad de la mercadería, se informó en Asunción.

Los legisladores paraguayos afirmaron que esa medida sería fundamental para “mantener las buenas relaciones entre ambos países”. La iniciativa del presidente de la Cámara Baja, Raúl Latorre, fue respaldada en su totalidad por el pleno del cuerpo. Paraguay tiene la mejor carne en los mercados internacionales, sostuvieron los legisladores.

“Creemos que el pueblo norteamericano, así como el pueblo del resto del mundo de países muy importantes, con estándares de calidad importantes, como Israel, Alemania, Chile, que importan carne paraguaya, no obligan a sus consumidores a comprar esta carne, y nuestra calidad hace que en un ejercicio diario de democracia más dura, el consumidor elija la carne paraguaya por sobre todos los demás competidores del mundo. Eso es lo único que pedimos, una oportunidad”, argumentó Latorre.

“Esta decisión del Senado norteamericano se enmarca, y sólo puede entenderse, en una coyuntura electoral y en un exacerbado proteccionismo de su mercado 'considerando las futuras elecciones en ese país' y pasando por alto decisiones técnicas tomadas por organismos especializados, basadas en años de análisis científicos, afectando así la credibilidad de sus propias instituciones y las relaciones bilaterales con un aliado estratégico en materia política, económica y social, como es Paraguay”, prosiguió.

Dada la gravedad y urgencia de la situación, según la declaración, corresponde que la Cámara de Diputados del Paraguay, “emita una declaración en la que, por un lado, rechace dicha resolución conjunta del Senado de los Estados Unidos y, por otro, inste a los legisladores norteamericanos y a las autoridades de ese país a adoptar una posición objetiva basada en criterios técnicos y no en presiones de sectores interesados, respetando los principios de igualdad, reciprocidad, cooperación y solidaridad que deben primar en las relaciones internacionales”, señala además la declaración.

Tras la decisión del 21 de marzo del Senado de EE.UU. de frenar la habilitación de embarques de carne paraguaya, el ministro de Agricultura, Carlos Giménez, destacó que tal medida afectaba el trabajo de la agencia sanitaria de carne vacuna “Senacsa y los gremios”. Insistió en que se trataba de una medida políticamente motivada que debía revertirse mediante un audaz cabildeo.

“Paraguay tiene un estatus sanitario envidiable y exigirá que se respete y no se manipule por razones políticas”, subrayó Giménez. Paraguay superó todas las pruebas y requisitos sanitarios para ingresar al mercado norteamericano y envió su primer cargamento de carne vacuna en enero.

Sin embargo, una iniciativa presentada por el senador Jon Tester contra la compra de carne paraguaya bajo el argumento del peligro de entrada de la fiebre aftosa finalmente prosperó y ha pasado ahora a la Cámara de Representantes.

En este escenario, el senador paraguayo Basilio “Bachi” Núñez dijo que no se descartaba un viaje a Estados Unidos para levantar este bloqueo.

“También vamos a emitir un proyecto de declaración de apoyo a los exportadores y ganaderos, en el que rechazaremos e instaremos al Congreso norteamericano a respetar los informes técnicos que certifican el origen de la carne vacuna fresca y sana de Paraguay”, dijo.

”La información que estamos manejando (sobre la posición del Senado norteamericano) obedece a un internismo político como consecuencia de las próximas elecciones en Estados Unidos. Hay, al mismo tiempo, estados que son muy poderosos en la producción ganadera. La reapertura del mercado de carne vacuna se logró después de 25 años, nos toca defender, por eso estamos viendo si una delegación puede acercarse al Congreso de Estados Unidos”, enfatizó Núñez.