MercoPress, in English

Miércoles, 24 de abril de 2024 - 18:10 UTC

 

 

Desastre ecológico en Falklands: se incendia islote, santuario de aves marinas

Viernes, 16 de febrero de 2024 - 11:30 UTC
“El hecho que la isla ha sido tomada, arrasada por el fuego es simplemente devastador,” dijo Grant Munro “El hecho que la isla ha sido tomada, arrasada por el fuego es simplemente devastador,” dijo Grant Munro
Blasones de las organizaciones medioambientalistas que cooperaron en hacer lo posible en la isla Bird, Falklands Conservation, SAERI y JNCC Blasones de las organizaciones medioambientalistas que cooperaron en hacer lo posible en la isla Bird, Falklands Conservation, SAERI y JNCC

Un desastre ecológico mayor tuvo lugar en las Islas Falkland, cuando las poblaciones de priones y petreles zambullidores sufrieron una completa devastación luego que un fuego se inició y esparció en la isla Bird (Pájaro), una de tantos islas menores en el extremo sur oeste del archipiélago, pero un verdadero tesoro de conservación y santuario de aves marinas.

Un equipo de conservacionistas de organizaciones medio ambientales científicas, Falklands Conservation, SAERI (Instituto de Investigación del Medio Ambiente del Atlántico Sur) y la JNCC, (Comité Conjunto de Conservación de la Naturaleza de Falklands) vinculadas al gobierno de las Falklands realizaron una visita a la isla Pájaro para evaluar la situación.

La isla Bird no tiene más de 120 hectáreas de superficie, de acceso a humanos vedado para no estresar los miles de aves marinas que allí anidan, y es considerada por la Bird Life International como una IBA, o sea Importante Area de Aves.

“La isla Bird, frente a la costa de Port Stephens es una de las joyas de la corona de la vida silvestre de las Falklands. Con toda seguridad se trata del segundo lugar en el mundo de anide para variedades de priones y hasta podríamos decir que ampara y resguarda a casi el 30% de la población global de esta especie. Para algo así como 1,3 millones de esas aves marinas, la isla Bird es su hogar”, según Grant Munro de Falklands Conservation.

“Y el hecho que la isla ha sido tomada, arrasada por el fuego es simplemente devastador,” agregó.

El fuego comenzó sobre la costa este de la isla el 29 de enero. Sobrevuelos de FIGAS (aviones del gobierno de Falklands) mostraron que se había extendido rápidamente en el correr de las siguientes 24 horas y cuando la patrulla de vigilancia pesquera del gobierno de las islas, FPV Lilibet la visitó a comienzos de febrero con un equipo de bomberos de las Falklands, el fuego ya había rodeado las colonias de albatros y de pingüinos Rockhopper.

El fuego luego había alcanzado un tercio de la isla y a una faja angosta de la costa cubierta de matas de tussac, que se encontraba por debajo de la colonia de albatros en una bahía de desembarco. Se cree que debido al cambio de dirección del viento, el fuego temporalmente se detuvo apenas metros antes de llegar a un punto donde se pudo haber esparcido al resto de la isla“.

En ese momento el equipo abordo de la patrulla de pesca FPV Lilibet no le fue posible desembarcar para evaluar la situación, pero esta semana el yate privado Kotik II pudo llevar a un reducido equipo a visitar la isla.

La evaluación de Grant fue terrible, ”para los priones y petreles zambullidores la devastación ha sido completa. Los cuerpos devorados por el fuego de aves adultas, de pichones y de huevos de los nidos cubren la zona, al igual que los pozos hurgados de anide destrozados están por todos lados“

”Se puede hablar de una pérdida total de pichones y de más de 210.000 nidos, en este lado de la isla. Cuántas aves adultas pudieron escapar no sabemos, pero grandes partes de las fajas de tierra ahora totalmente quemadas, eran alguna vez el hábitat prístino de los priones, y difícilmente de recuperar, pues el viento se encarga de llevarse suelo y cenizas“.

”Otros albatros y los pingüinos rockhopper parece que por ahora han escapado de un impacto significativo. Sin lugar a dudas muchos de los pichones en los bordes de las colonias han sucumbido, y las aves muertas y carbonizadas pudieron observarse también pero no en una escala que pueda impactar sobre la totalidad de la población. Los números de pérdidas pueden estar en los cientos pero no en los miles como podría haber sido y fue con los priones...“

En cuanto al estado actual del fuego en la islas Grant explicó que, ”en una recorrida por los montículos chamuscados en la faja angosta de la costa pudimos comprobar que el fuego de superficie se había apagado, y exceptuando algunos puntos aún calientes que excavamos y levantamos, no creemos hay un riesgo inmediato de seguir expandiéndose, o que haya rebrotes“

”Sin embargo en el resto del área siniestrada, algunos de esos puntos calientes prendieron fuerte en el terreno turboso, en efecto se expandieron y fusionaron con otros focos ígneos“.

”Un fuego en el suelo de turba ahora se ha formado y sigue ardiendo, e inexorablemente avanza a lo largo de las laderas de la costa. Por la noche se pueden ver grandes manchas rojas de calor, convirtiendo la turba en cenizas y ocasionalmente estallando en llamas generada por ráfagas de viento o por las madrigueras de los priones alimentando con aire esos fuegos subterráneos que continúan a avanzar. Es más, admitimos que esa intensa actividad ígnea está fuera del alcance de toda capacidad de respuesta“

Los seis voluntarios que desembarcaron en la isla Bird se pasaron todo el tiempo cavando un rompe fuego a lo largo de la faja costera removiendo los montículos chamuscados y toda superficie con materia seca para intentar humedecer las franjas subterráneas de la turba a lo largo de un línea rompe fuego y barrera de unos veinte pies de ancho. Se espera que esto prevenga que fuegos de superficie se enciendan ya sea por contagio de los otros focos.

”Empero por cierto que esto no impedirá que la turba encendida siga expandiéndose y se precisará de una mayor vigilancia para monitorear dicho avance.“

”Si pareciera que el fuego en la turba se acerca a la barrera rompe fuego, más acciones serán necesarias. A medida que el frente activo del fuego tiende a contraerse hacia la faja costera y la línea rompe fuego, se verá reducido a una escala más manejable.“

”Usando la barreara rompe fuego y bombas de los bomberos tendría que ser posible comenzar a empapar y amortiguar el fuego. Puede que no sea necesario, ojalá, pero igual necesitamos tener planes prontos y estamos en continuo contacto con el gobierno de las Falklands para hacer frente a esa contingencia“

Grant finalmente dijo que ”la visita a la isla no podría haber sido posible sin la ayuda de tantos, incluyendo los vuelos de FIGAS, el préstamo de equipos por parte del cuerpo de bomberos en Stanley y los permisos para desembarcar. Empero mención especial merece Marilou Delignieres por sus increíbles esfuerzos y contactos para lograr que todo ello se cumpliera; para Igor Bely y Pascal Guerin del yate Kotik II por haber ofrecido su tiempo, barco y siempre presente disposición y energía. Leiv Poncet por sus conocimientos del contorno de la isla y todos en la isla de Beaver por recibirnos. Se trató de un verdadero esfuerzo de la comunidad, y nosotros en Falklands Conservation, Al Baylis de SAERI, y Megan Tierney de JNCC, estamos inmensamente agradecidos por habernos llevado a la isla y al siniestro”.