MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 20:20 UTC

 

 

Milei y Francisco se abrazan en la canonización de Mama Antula

Lunes, 12 de febrero de 2024 - 10:48 UTC
“Es un momento muy importante para la historia argentina”, Milei comentó “Es un momento muy importante para la historia argentina”, Milei comentó

El presidente de Argentina, Javier Milei, y el papa Francisco, de origen argentino, se abrazaron este domingo en el Vaticano durante la canonización de María Antonia de Paz y Figueroa (1730-1799), conocida como Mama Antula, que se convierte así en la primera santa mujer originaria del actual país sudamericano.

El encuentro de los dos líderes estuvo precedido de decenas de comentarios despectivos del entonces candidato Milei contra el ex arzobispo de Buenos Aires. Ante cientos de fieles, Milei se inclinó para sonreír y abrazar a Francisco, que asistió al acto en silla de ruedas.

Milei, que se está convirtiendo a la fe judía y lo demostró profusamente durante su viaje a Israel camino de Roma, comulgó y rezó arrodillado.

Para los telespectadores argentinos, la presencia de Milei en la Basílica de San Pedro tuvo un extra cuando la narradora lo anunció junto a su “esposa”, la secretaria de la Presidencia Karina Milei, que es -en rigor- hermana del jefe del Estado. De hecho, Milei no está casado.

Tras el acto del domingo dedicado a Mama Antula, Milei y Francisco mantendrán este lunes una reunión privada, preparatoria de la que el líder libertario calificó al Papa como “el argentino más importante de la historia”, tras los pasos reconciliadores a través de una llamada telefónica de felicitación tras el triunfo electoral de noviembre, y otra invitando al Pontífice a visitar su tierra natal.

El Papa Francisco, jesuita y ex arzobispo de Buenos Aires, no ha visitado su país natal desde que fue elegido jefe de la Iglesia católica en 2013, y su deseo de hacerlo este año será uno de los grandes interrogantes que planearán sobre la audiencia del lunes.

María Antonia de Paz y Figueroa, recientemente canonizada tras atribuírsele un segundo milagro, fue una laica consagrada que luchó por difundir los ejercicios espirituales de San Ignacio de Loyola justo cuando los jesuitas habían sido expulsados de los dominios de la corona española por el rey Carlos III. El Papa agradeció esos gestos a la nueva Santa.

“Recorrió miles de kilómetros a pie, a través de desiertos y caminos peligrosos, para llevar a Dios. Hoy es para nosotros un modelo de fervor y audacia apostólica”, dijo en su homilía.

“Es un momento muy importante para la historia argentina”, Milei comentó a los periodistas dentro de la Basílica, junto a los ministros Diana Mondino (Relaciones Exteriores), Guillermo Francos (Interior) y Sandra Pettovello (Capital Humano).