MercoPress, in English

Lunes, 4 de marzo de 2024 - 21:04 UTC

 

 

Brasil registra elevado número de amputaciones para tratar el cáncer de pene

Miércoles, 7 de febrero de 2024 - 10:27 UTC
Brasil es uno de los tres países con mayor incidencia y mortalidad por cáncer de pene Brasil es uno de los tres países con mayor incidencia y mortalidad por cáncer de pene

Un informe de la Sociedad Brasileña de Urología (SBU) señaló este mes que en los últimos diez años se han registrado en el país sudamericano más de 6.000 amputaciones de pene para tratar a tres de cada diez pacientes diagnosticados de cáncer peneano. La enfermedad puede evitarse con simples medidas de higiene y la vacunación contra el VPH, explicó también la SBU.

“Muchas personas ni siquiera saben que es posible tener cáncer de pene, no acuden a los especialistas y acaban recibiendo el diagnóstico demasiado tarde”, subrayó Maurício Dener Cordeiro, coordinador del Departamento de Uro-Oncología de la SBU, quien admitió que el número de amputaciones es extremadamente elevado.

Cuando se identifica en una fase temprana, el cáncer de pene tiene muchas posibilidades de curación y puede tratarse de forma menos agresiva. En estos casos, el tumor se limita a la parte superior de la piel y no alcanza estructuras más profundas. Por tanto, es posible remover únicamente la zona afectada, es decir, sin tener que extirpar el pene.

En los “casos extremos, la uretra se coloca en el perineo, y el paciente tiene que empezar a orinar sentado, lo que puede ser un reto”, admite Cordeiro, al tiempo que reconoció que el procedimiento puede ser muy perjudicial para la autoestima del individuo.

El cáncer de pene es una infección crónica del prepucio (la piel que recubre el glande, la cabeza del pene), que se manifiesta inicialmente como una herida que no cicatriza y evoluciona hacia una úlcera o lesión grave. Una de las causas más comunes es no higienizar correctamente la zona, donde pueden proliferar hongos y bacterias.

Según Cordeiro, la zona debe limpiarse todos los días en la ducha. ”Es necesario retraer el prepucio, exponer el glande y lavar la zona con agua y jabón. Los pacientes con fimosis (dificultad para exponer el glande) tienen más riesgo de desarrollar la enfermedad y pueden recurrir a la extirpación quirúrgica del prepucio para facilitar la higiene”.

Además, el cáncer de pene puede surgir como resultado de una infección por el virus VPH (virus del papiloma humano), que afecta a unos 9 millones de personas en Brasil. Se trata de un virus de transmisión sexual que provoca cáncer de cuello de útero en las mujeres. Para evitar el contagio, se recomienda el uso de preservativos durante las relaciones sexuales, así como la vacunación.

Los pacientes deben buscar ayuda médica lo antes posible en caso de heridas que no cicatrizan, o de descargas con olor fuerte, engrosamiento, cambio de color en la piel del glande o presencia de nódulos en la ingle, a fin de evitar terapias extremas.

El presidente de la SBU, Luiz Otávio Torres, dijo que los datos del Ministerio de Salud mostraron que más de la mitad de los hombres diagnosticados ya estaban en una etapa avanzada del cáncer. Torres también dijo a la Agencia Brasil que este es el único tipo de cáncer que se puede prevenir con agua y jabón.

La mayor incidencia de la enfermedad se observa en las regiones Norte y Nordeste y está estrechamente relacionada con el nivel socioeconómico “porque las personas no tienen el hábito de higienizarse. Quienes están mejor tienen acceso a mucha información”, dijo Torres.

La SBU busca hospitales públicos que se sumen a la campaña nacional de cirugías gratuitas. Grupos de trabajo de urólogos de las 24 delegaciones de la SBU realizarán postectomías (extirpación del prepucio) en los casos en que el prepucio no deje totalmente al descubierto el glande y, por tanto, no permita higienizar correctamente el pene.

“Estamos intentando llevar a cabo la campaña en tantos capítulos de SBU como sea posible. Tenemos 29 días en febrero para intentarlo”, dijo Torres. Este mes los médicos de SBU responderán preguntas sobre la enfermedad en las redes sociales de la organización.

“No se trata de hacer postectomías a todo el mundo”, insistió Torres. El procedimiento sólo está indicado cuando el paciente tiene una verdadera fimosis, es decir, cuando tira el prepucio, la piel, y no expone el glande. Si “tiene el prepucio, tira de él y expone el glande, no hace falta quitar el prepucio. Basta con lavar el pene”, explicó también el médico.

En los casos de personas con condiciones socioeconómicas precarias, “es mejor quitar el prepucio porque el glande queda expuesto”, prosiguió Torres. “Aunque no lo lave, no tiene el prepucio reteniendo la suciedad dentro”, abundó. En ediciones anteriores de la campaña, los médicos de la SBU realizaban más de 200 postectomías al año.

Torres también explicó que la mayoría de los cánceres de pene se producen después de los 50 años y que la incidencia era “mayor entre los fumadores que entre los no fumadores”, aunque se pueden diagnosticar casos más raros en hombres más jóvenes. También señaló que la infección por el VPH podría ser otra causa, pero subrayó que la vacuna contra esa enfermedad está disponible gratuitamente en el Sistema Único de Salud (SUS) de Brasil para niñas y niños de entre 9 y 14 años.

Brasil es uno de los tres países con mayor incidencia y mortalidad por este tipo de cáncer, sólo superado por países del África subsahariana. “Está relacionado con los hábitos y la información”, dijo Torres. Según el Código Latinoamericano y del Caribe del Cáncer, elaborado con el apoyo del Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud y la Organización Panamericana de la Salud, el cáncer de pene tiene la mayor incidencia del mundo en los países de América Latina y el Caribe.

Categorías: Ciencia y salud, Brasil.