MercoPress, in English

Domingo, 3 de marzo de 2024 - 11:20 UTC

 

 

Falklands aguarda jurisprudencia sobre derecho al voto y doble ciudadanía

Viernes, 1 de diciembre de 2023 - 10:15 UTC
La legisladora de las Falklands Teslyn Barkman quien además ostenta ciudadanía de Nueva Zelanda La legisladora de las Falklands Teslyn Barkman quien además ostenta ciudadanía de Nueva Zelanda

Un fallo por demás interesante por parte de la Suprema Corte de las Islas Falkland se espera en pocos días y refiere a la condición de ciudadana de las Islas de la legisladora electa MLA Teslyn Barkman. En juego está si MLA Barkman que goza de doble ciudadanía, de las Falklands y de Nueva Zelanda y con pasaportes de ambos países puede votar en las Falklands y además ser integrante de un cuerpo electivo como lo es la Asamblea Legislativa que en los hechos funciona como gobierno autónomo de las Islas.

Después de tres días de audiencia, y muy concurridas, el pasado 29 de noviembre, el integrante de la Suprema Corte de las Islas, James Lewis KC anticipó que esperaba hacer pública su decisión “en el entorno de una semana”.

Según los argumentos expuestos, Ms Barkman se auto descalificó de ser legisladora electa, al igual que de votar, del momento que se registró como ciudadana, por descendencia, de Nueva Zelanda y por haber solicitado la expedición de un pasaporte del país de Oceanía.

A Ms Barkman se la interrogó sobre una comunicación de 2018, en la cual los legisladores electos de las Falklands fueron informados que aquellos con doble nacionalidad corrían el riesgo de ser descalificados si efectivamente solicitan el segundo pasaporte.

Dos tardes completas de las audiencias fueron absorbidas por la evidencia expuesta por expertos, vía conexión video, de dos abogados especializados en la materia de Nueva Zelanda. El tercer día se insumió mediante la exposición de muy detallados argumentos legales por ambas partes del pleito.

Gerard Rothschild argumentó que no hubo cambios significativos en el estatus de Teslyn Barkman por el hecho que era ciudadana neozelandesa por nacimiento.

El jurista Rothschild agregó que a diferencia de otros países, Nueva Zelanda no imponía obligaciones significativas a sus ciudadanos, además de enfatizar que la descalificación no se aplicaba a países integrantes de la Mancomunidad Británica.

Empero el abogado Richard Price KC disintió.

Dijo que Nueva Zelanda era un país independiente y que vínculos con Nueva Zelanda, incluyendo compartir un rey eran irrelevantes. Argumentó que la doble ciudadanía de Teslyn Barkman no era la razón por la cual se auto descalificó, sino por el hecho que había emprendido voluntariamente reconocerlo.

Si bien el debate no está concluido, y a pesar de fallos anunciados para los próximos días, también debe tenerse en cuenta que existe un reclamo adicional, impulsado por la propia Teslyn Barkman quien argumenta que sus derechos fundamentales, (votar y ser electa) han sido infringidos, asunto supeditado al resultado del fallo en el primer caso.

Por otra parte la legisladora MLA Teslyn Barkman no se ha mantenido en silencio en cuanto a sus actividades políticas. Ha sido vocera alterna de la Asamblea Legislativa, fue al momento de su primera elección, 2017, la legisladora más joven, nacida después de la guerra. Se define como perteneciente a la séptima generación de una familia originaria de las Falklands. En la legislatura tiene bajo su área de influencia, Recursos Naturales, que abarca áreas fundamentales de la economía de las Islas, pesca, agricultura, hidrocarburos.

Este año fue elegida por sus pares como presidente del Consejo Político de la Asociación de Territorios Británicos de Ultramar. Y en sus andanzas internacionales en representación de las Falklands ha salido en fotos junto al Rey Carlos III, el presidente de la Cámara de los Comunes, Sir Lindsay Hoyle, del nuevo Canciller, David Cameron y su inmediato antecesor James Cleverly y el actual secretario para las Américas, David Rutley.

Tampoco ha sido ausente de repetidos reportajes en la prensa británica sobre el devenir político de las Islas y la “brutalidad” de la diplomacia Argentina que niega a los habitantes de las Falklands, su existencia como un pueblo con derecho a la autodeterminación y a decidir sobre su futuro.