MercoPress, in English

Miércoles, 24 de abril de 2024 - 09:13 UTC

 

 

Ministro de Turismo uruguayo dice que las palabras del presidente argentino fueron perjudiciales

Jueves, 13 de julio de 2023 - 10:27 UTC
Viera lamentó que el presidente Fernández se haga eco de fake news Viera lamentó que el presidente Fernández se haga eco de fake news

El ministro de Turismo de Uruguay, Tabaré Viera, dijo el miércoles que las declaraciones del presidente argentino, Alberto Fernández, de que no salía agua cuando la gente abría los grifos en Montevideo habían provocado numerosas cancelaciones.

“En Montevideo abren las canillas y no sale el agua”, había dicho Fernández el domingo pasado al inaugurar el primer tramo del gasoducto Néstor Kirchner.

Viera argumentó que lamentaba “mucho que un presidente diga fake news, una noticia que claramente perjudica a Uruguay, que no es así, porque todos sabemos que en Uruguay tenemos dificultades con el agua, estamos preocupados, pero el suministro de agua está asegurado”.

El Ministro dijo que tuvieron “noticias hace unos días de algunas cancelaciones en algunos hoteles de Colonia que expresaban el problema del agua potable y eso hizo que saliéramos a la prensa para aclarar que la situación en todo Uruguay es segura en cuanto al agua en cantidad y calidad suficiente. En todo caso, las mayores dificultades están en el área metropolitana, no en Colonia ni en Maldonado”, agregó Viera.

El presidente uruguayo, Luis Lacalle Pou, dijo que las palabras de Fernández pudieron obedecer a “mala intención, que descarto, o simplemente por ignorancia”, porque “si lee en Internet se va a enterar enseguida de la información correcta”.

Desde el 26 de abril, la empresa suministradora de agua Obras Sanitarias del Estado (OSE) ha aumentado el sodio y los cloruros en el agua de Montevideo y el área metropolitana.

Por su parte, la ministra de Salud, Karina Rando, insistió en que el agua que sale de los grifos de Montevideo es “segura” y apta para el consumo humano, después de haber afirmado el martes en la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados que el agua era “potable” y “segura” salvo para personas con hipertensión arterial, o con enfermedades renales o cardíacas.