MercoPress, in English

Jueves, 20 de junio de 2024 - 19:22 UTC

 

 

Chile refuerza presencia militar cerca de frontera con Perú y Bolivia

Lunes, 27 de febrero de 2023 - 10:33 UTC
Según el decreto de Boric, las unidades militares “podrán realizar controles de identidad y detener a las personas que ingresen o salgan por un paso fronterizo no autorizado” Según el decreto de Boric, las unidades militares “podrán realizar controles de identidad y detener a las personas que ingresen o salgan por un paso fronterizo no autorizado”

El Gobierno chileno del presidente Gabriel Boric Font ha reforzado la presencia militar del país sudamericano en zonas fronterizas con Perú y Bolivia como Arica, Parinacota, Tarapacá y Antofagasta para hacer frente a la inmigración ilegal, según se ha informado.

 El ingreso descontrolado de extranjeros por el norte y la violencia mapuche en el sur han hecho mella en la imagen de Boric, que ahora tiene un 70% de desaprobación en medio de crecientes reclamos de que “Chile [sea] para los chilenos”. En este escenario, Boric autorizó el uso de la fuerza en caso de que los migrantes no cumplan con las instrucciones que se les impartan al ser sorprendidos ingresando al país por caminos no habilitados.

“Estaremos visitando algunos de los lugares de despliegue el próximo lunes, para ver cómo se va a apoyar esta labor de las Fuerzas Armadas”, dijo a la prensa la ministra del Interior, Carolina Tohá.

A los militares chilenos se les ha encomendado la misión de restablecer el control durante los próximos 90 días en una región inundada de migrantes, en su mayoría venezolanos, que llegan en condiciones precarias y en un número tan elevado que las organizaciones de ayuda social que intentan asistirlos han colapsado.

Según el decreto de Boric, las unidades militares “podrán realizar controles de identidad y detener a las personas que entren o salgan por un paso fronterizo no autorizado”, para luego entregarlas a la policía local.

El alcalde de Colchane, Javier García, dijo en una entrevista radiofónica que “una media de 400 personas” llega diariamente a través de pasos no autorizados. La localidad andina de Colchane, en la frontera con Bolivia, es el paso más utilizado por los extranjeros para entrar en Chile, y es una región donde han muerto decenas de personas en los últimos años. Los que consiguen llegar a las ciudades chilenas se instalan como pueden en tiendas de campaña o en plazas, caminando a la deriva, pidiendo ayuda. El año pasado, el Gobierno del entonces Presidente Sebastián Piñera amplió una zanja de 600 metros construida hace seis años cerca de Colchane, pero contrabandistas de personas y narcotraficantes construyeron puentes para cruzarla.

El despliegue militar podría extenderse más allá de los 90 días si se obtiene la aprobación del Congreso.

 

Categorías: Política, América Latina, Chile.
Tags: Gabriel Boric.