MercoPress, in English

Sábado, 26 de noviembre de 2022 - 21:59 UTC

 

 

Organizaciones de izquierda realizan una feria de trueque frente a la Casa Rosada

Martes, 4 de octubre de 2022 - 10:00 UTC
Las ferias de trueque fueron una característica habitual en la mayoría de las crisis argentinas, particularmente en las de 1989 y 2001. Las ferias de trueque fueron una característica habitual en la mayoría de las crisis argentinas, particularmente en las de 1989 y 2001.

Organizaciones sociales realizaron una feria de trueque en la emblemática Plaza de Mayo de Buenos Aires (frente a la Casa Rosada) y en otras plazas del país para protestar contra lo que llaman la desaparición del salario mensual.

“Si no llegás a fin de mes, vení con tu manta”, anunciaron los organizadores a través de las redes sociales: “El salario ha muerto”, insistieron. “Vuelve el trueque”, añadían.

El despliegue del Frente de Organizaciones en Lucha (FOL) con piquetes comenzó a las 10 de la mañana en Plaza de Mayo y en las plazas San Martín de Mar del Plata y Belgrano de Jujuy.

El surtido de artículos expuestos fue significativamente amplio, desde juguetes y textiles hasta productos agrícolas y de crianza de cerdos.

El FOL y las demás agrupaciones de Unidad Piquetera habían reclamado un salario “acorde con el aumento inflacionario del país y la canasta alimentaria” al marchar al Ministerio de Trabajo. Las organizaciones también denunciaron el hambre y la pobreza, al tiempo que plantearon líneas de acción concretas.

También denunciaron que “los trabajadores de las organizaciones sociales volvían al trueque, para llegar a fin de mes; producimos todos los días, a lo largo y ancho del país, pero seguimos siendo cada vez más pobres.”

La medida llegó un mes después de la reunión del Consejo del Salario “donde se definió un aumento salarial insuficiente que no recupera nada de lo perdido frente a la inflación, millones de trabajadores vuelven a estar bajo la línea de pobreza”, argumentaron las organizaciones de izquierda.

“La Canasta Básica Total, que una familia necesita para no ser pobre, subió a $120.000, siendo los alimentos los productos que registraron el mayor aumento. La mitad de las familias del país SON POBRES, mientras un pequeño puñado de agroexportadores, bancos y poderosos empresarios aumentan obscenamente sus ganancias, con la condescendencia del Gobierno Nacional”, señaló La Izquierda Diario.

“Los trabajadores producimos, pero incluso muchos con trabajos en blanco también son pobres hoy. Por eso, las organizaciones sociales organizarán una jornada de trueque en todo el país”, insistieron.

Las ferias de trueque fueron una característica habitual a lo largo de la mayoría de las crisis argentinas, particularmente las de 1989 y 2001.

Categorías: Economía, Política, Argentina.