MercoPress, in English

Sábado, 26 de noviembre de 2022 - 22:36 UTC

 

 

Ian es uno de los huracanes más mortíferos de la historia de EE.UU.

Lunes, 3 de octubre de 2022 - 10:27 UTC
Biden visitará Puerto Rico el lunes y Florida el miércoles Biden visitará Puerto Rico el lunes y Florida el miércoles

Al menos 770.000 personas permanecieron sin electricidad en el estado norteamericano de Florida este pasado fin de semana tras el paso del huracán Ian, que ha dejado más de 80 víctimas en todo el país, según se informó.

Habrá que esperar una semana más para que se restablezca casi por completo el suministro eléctrico, según fuentes de FPL, la principal empresa de de la zona. Pero en los edificios con daños estructurales, la energía no se restablecerá en “semanas o meses”, a la espera de las inspecciones.

Las labores de rescate y reconstrucción continuaron el domingo con especial atención a las islas que dan a la costa del Atlántico en el suroeste de este estado.

La administradora de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA), Deanne Criswell, dijo este domingo que aún queda “un largo camino por recorrer y mucha gente impactada”, incluso en el centro de Florida, donde hasta el sábado había casas inundadas.

“Todavía estamos activos en la fase de búsqueda y rescate, tratando de asegurarnos de que estamos contando a todos los que estaban en el camino de la tormenta”, dijo a ABC News.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, dijo que esperaba que las carreteras y puentes que conducen a Pine Island, a la que sus casi 9.000 residentes ahora solo pueden acceder por mar o por aire, estuvieran completamente operativos para el 8 de octubre.

Ian tocó tierra como huracán de categoría 4, de un máximo de 5 en la escala Saffir-Simpson, el pasado miércoles en Cayo Costa, una isla frente a Pine Island, en el condado de Lee, donde se produjeron los mayores daños.

Se cree que el número de víctimas sólo en Florida es de unas 50. Muchos residentes de la zona de Fort Myers y Cape Coral han visto sus casas reducidas a escombros o arrancadas de sus cimientos por los fuertes vientos (Ian tocó tierra con vientos máximos sostenidos de 240 km/h), y se preguntan si fueron advertidos con suficiente antelación sobre la necesidad de evacuar. El alcalde de Fort Myers, Kevin Anderson, dijo que las órdenes de evacuación se emitieron en el momento oportuno, es decir, cuando la ciudad quedó dentro del cono de la posible trayectoria de Ian. “Aquí hay un grado de responsabilidad personal. Creo que el condado actuó adecuadamente. La cuestión es que un cierto porcentaje de personas no hizo caso de las advertencias a pesar de todo”, dijo.

El número de víctimas mortales de Ian en todo el país alcanzó al menos 85 el domingo. La mayoría de las víctimas se encontraban en el condado de Lee, que no estaba en la trayectoria de la tormenta en las primeras previsiones. Finalmente, Ian sopló hacia el noreste a través de Florida hasta el lado del océano Atlántico del estado y luego viró hacia el norte, cobró nueva fuerza sobre el agua cálida del océano y tocó tierra en EE.UU. por segunda vez en Carolina del Sur.

El presidente de EE.UU., Joseph Biden, visitará Puerto Rico este lunes para evaluar los daños causados por el huracán Fiona de septiembre y luego visitará Florida el miércoles, según anunció la Casa Blanca.

La pequeña isla de Matlacha, en el condado de Lee (Florida), en la que viven unas 800 personas, quedó aislada del continente tras los daños sufridos por dos puentes.

Se ha informado de que Ian ha sido la tormenta más devastadora de Florida desde que el huracán Andrew tocó tierra en 1992.

Según los guardacostas estadounidenses, dieciséis emigrantes desaparecieron de una embarcación que se hundió durante el huracán. Dos personas fueron encontradas muertas y otras nueve rescatadas, entre ellas cuatro cubanos que llegaron a nado a los Cayos de Florida.

Ian “podría ser el huracán más mortífero de la historia de Florida”, dijo Biden.

Según los informes científicos, el cambio climático aumentó las precipitaciones de Ian en más de un 10%. “El cambio climático no causó la tormenta, pero sí hizo que fuera más húmeda”, dijo Michael Wehner, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley, uno de los científicos responsables del nuevo hallazgo. Los investigadores compararon simulaciones del mundo actual -que se ha calentado casi 1,2 grados centígrados desde la época preindustrial- con simulaciones contrafactuales de un mundo sin cambio climático inducido por el hombre.

Categorías: Política, Estados Unidos.