MercoPress, in English

Jueves, 7 de julio de 2022 - 07:31 UTC

 

 

Inseguridad alimentaria afecta a casi el 60% de los brasileños

Jueves, 9 de junio de 2022 - 10:00 UTC
“Hemos retrocedido 30 años en la lucha contra el hambre”, ha dicho uno de los investigadores que ha realizado la investigación “Hemos retrocedido 30 años en la lucha contra el hambre”, ha dicho uno de los investigadores que ha realizado la investigación

Un estudio de la Red Brasileña de Investigación sobre Soberanía y Seguridad Alimentaria publicado este miércoles mostró que el 58,7% de los brasileños viven con inseguridad alimentaria, lo que repite datos no vistos desde 1993.

En otras palabras, 125,2 millones de personas se ven afectadas por este problema, mientras que el 15% de la población, es decir, unos 33 millones de personas, pasan hambre a diario.

El documento también destaca que este fenómeno es una consecuencia de la crisis económica del país y de la situación del mercado laboral que conlleva.

La encuesta consistió en entrevistas realizadas entre noviembre de 2021 y abril de este año en 12.745 hogares de 577 municipios de todos los estados.
En comparación con 2018, el aumento de la población brasileña con inseguridad alimentaria es del 60% y desde 2020 esta cifra creció un 7,2%.

Fue la segunda Encuesta Nacional de Inseguridad Alimentaria en el contexto de la pandemia de COVID-19 en Brasil y mostró que las víctimas diarias del hambre aumentaron de 19 a 33 millones de 2021 a 2022.

Las zonas más afectadas del país son el Norte y el Nordeste, con el 25,7% y el 21% de las familias afectadas, respectivamente.

El informe también revela que el 60% de los hogares de las zonas rurales padecen inseguridad alimentaria, con un 18,6% de ellos en el estado más grave. El hambre también afecta al 21,8% de las familias de los pequeños productores agrícolas.

El estudio también se centró en investigar la relación entre la alimentación y la raza y confirmó que el acceso a los alimentos no es un problema para el 53,2% de los hogares de personas autodeclaradas blancas, pero este porcentaje desciende al 35% en los hogares de personas autodeclaradas negras.

En estas familias, el porcentaje de personas que sufren la falta de alimentos a diario aumentó del 10,4% al 18,1%. La situación empeoró en los hogares administrados por mujeres negras, de los cuales el 63% mostró algún grado de inseguridad.

Según la encuesta, en 2022, uno de cada tres brasileños hizo algo que le causó vergüenza, tristeza o arrepentimiento para obtener alimentos. “Hemos retrocedido 30 años en la lucha contra el hambre, es aterrador. Pero el movimiento de indignación actual está lejos de la indignación de 1993, con 32 millones de hambrientos. Estamos inertes como sociedad”, explica Kiko Afonso, uno de los miembros del equipo que ha realizado el estudio.

Categorías: Economía, Política, Brasil.