MercoPress, in English

Martes, 17 de mayo de 2022 - 11:36 UTC

 

 

Bolsonaro advierte que Argentina podría no entregar el trigo necesario

Viernes, 15 de abril de 2022 - 10:55 UTC
Brasil compra la mayor parte del trigo que necesita de Argentina, pero eso podría no ser posible en breve Brasil compra la mayor parte del trigo que necesita de Argentina, pero eso podría no ser posible en breve

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, dijo este jueves que su país enfrentaba una amenaza a la seguridad alimentaria como consecuencia de la escasez de trigo por los efectos de la invasión rusa a Ucrania.

Bolsonaro también señaló que la producción local de trigo no era suficiente y se necesitaban importaciones. Argentina es el principal proveedor de Brasil, pero existen preocupaciones sobre su capacidad para seguir entregando, debido a un problema local con el precio del combustible diésel, que afecta la producción.

Según Bolsonaro, “Brasil vive la posibilidad, la inminencia de una guerra por la seguridad alimentaria”. El jefe de Estado también dijo en su transmisión semanal en vivo que el trigo es el “alimento más popular que existe” en una nación donde la gente consume cada año 55 kilos de productos elaborados a base de este cereal. La producción anual de Brasil de 7 millones de toneladas no es suficiente para satisfacer las necesidades del país.

“Necesitamos importar 5 millones de toneladas (al año) que, en una situación como la que estamos viviendo con la guerra en Ucrania, pone (a Brasil) en riesgo de abastecimiento”, explicó Celso Moretti, director de la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa), quien acompañó al presidente brasileño durante la transmisión.

Según Moretti, Brasil compra la mayor parte del trigo que necesita a Argentina, situación que -según Bolsonaro- puede verse afectada por los altos precios del diésel en el país vecino.

“Argentina tiene un problema. Por ejemplo: hasta hace unas semanas el diésel era bastante barato, repostábamos en Argentina, pero como era barato, el gobierno federal terminó interfiriendo en los precios. Entonces, esto va a tener un impacto en la producción de trigo en ese país”, explicó Bolsonaro.

El presidente brasileño ya había abordado este tema a principios de esta semana durante un evento en el Palacio del Planalto, donde insistió que estaba trabajando para que Brasil fuera autosuficiente.

Los cultivos de trigo en Brasil están ubicados en el sur del país, pero gracias a tecnologías desarrolladas por Embrapa, se están expandiendo para otras regiones, como el centro-oeste y el norte.