MercoPress, in English

Martes, 5 de julio de 2022 - 09:53 UTC

 

 

Cría industrial de salmones en Falklands, un debate polémico e inconcluso

Viernes, 8 de abril de 2022 - 10:00 UTC
El éxito pero también los problemas con el medio ambiente de la próspera industria de salmones en Chile El éxito pero también los problemas con el medio ambiente de la próspera industria de salmones en Chile

La polémica sobre el posible establecimiento de granjas abiertas para la cría de salmónidos a gran escala, en aguas costeras de las Islas Falkland persiste y los interesados en la industria han respondido al anuncio de su prohibición, por lo menos temporalmente.

La controversia es entendible del momento que el propio gobierno británico ha establecido como política prioritaria la defensa del medio ambiente y las energías verdes a partir de la cumbre en Glasgow. Y las Islas Falkland también se han enganchado en esa tendencia con planes de desarrollo que exaltan la conservación y protección del medio ambiente como motor dinamizador de la economía ya sea a través del turismo o de la investigación científica, y ni que hablar de las nuevas generaciones convencidas de lo políticamente correcto en cuanto al medio ambiente.

Sin embargo ello no ha impedido que el Grupo Unity Marine el cual había solicitado permisos para el desarrollo de la industria salmónida en cautiverio y se dirigiera al Consejo Ejecutivo de las Falklands afirmando que ”se ha establecido un peligroso precedente para cualquier diversificación de la economía (de las Islas)“ al decidir que la acuicultura en gran escala no tendrá lugar en las Falklands. El Grupo Unity Marine es una joint venture conformada por la empresa danesa de acuicultura F-Land y la pesquera de las Falklands, Fortuna.

El Grupo solicitante adujo que la decisión está ”aparentemente demostrando una falta de voluntad para discutir cualquier nuevo emprendimiento que tiene el potencial de impactar el medio ambiente, sin realizar el trabajo de cuantificar y comprender esos impactos“
Sin embargo la legisladora MLA Teslyn Barkman, responsable por la cartera de Recursos Naturales, sugirió que la afirmación de Unity Marine era una extrapolación injusta.

”Creo que ciertamente con toda la riqueza de información que hemos independientemente obtenido, y en cuanto específicamente a la cría de salmones y si es apropiado en las Falklands, es justo decir, basados en esa información independiente, que se puede llegar a una decisión, y eso es lo que hemos hecho“

MLA Barkman sostuvo que no era justo extrapolar que se trata de un peligroso antecedente, ”porque contamos con una economía basada en recursos e invertimos en ciencia para asegurarnos que podemos proteger la sustentabilidad de nuestra pesquería“

La afirmación de Unity Marine también declaró que ”la definición de desarrollo sustentable no es que una actividad necesariamente no deba tener impacto sobre el medio ambiente“.

Y continuaba, ”desarrollo sustentable es aquel que hace frente a las necesidades del presente, sin comprometer la habilidad de futuras generaciones para hacer frente a sus propias necesidades“.

”Las Falklands tienen un a menudo menester y deseo, de diversificar la economía, y manifiesta decir estar abierta a las inversiones propias“, y ”el potencial para que la acuicultura desarrolle un papel en esa diversificación fue identificado en varios de los Planes (de desarrollo) de las Islas,“ expuso Unity Marine.

Y agrega, ”cualquier negocio, en particular una joint venture, tendría que ser capaz de esperar un proceso transparente y objetivo, sujeto a una consideración justa, y de esperar que el proceso de toma de decisiones se base en la ciencia y en información fáctica e independiente“

Pero concluye el Grupo, ”decepcionantemente, ningún proceso discernible se ha seguido en esta instancia“.

En respuesta a la preocupación planteada sobre los procesos, una consideración justa y responsabilidad, MLA Barkman dijo, ”la postura de esta Asamblea en este asunto en particular se condujo y ciertamente cambió las recomendaciones de este preciso documento, basado en lo que se puede decir, supongo, definir como la autoridad política de hacerlo, y eso es como funciona en la actualidad“

MLA Barkman agregó, ”la decisión es consistente, pero probablemente no apunte al hecho que, y esa es mi perspectiva y no necesariamente compartida por mis colegas, que podrían existir mejores marcos de referencia para definir qué requisitos deben existir”, (para cambiar o ir contra las recomendaciones en un documento estudio)

También expuso que acompañaba la decisión (denegada) referida a la cría de salmones a gran escala, pero en general “la responsabilidad del gobierno debe seguir trabajándose”.

Unity Marine a su vez afirma que tras el proceso de investigación en cuanto a la cría de salmones en granjas habría presentado “una oportunidad aquí en las Falklands de adquirir un entendimiento detallado del medio ambiente próximo a la costa, el cual no sólo ayudaría al proceso de decisiones en materia de acuicultura, pero también para cualquier propuesta de desarrollo futuro en el medio ambiente marino”, y “no hubiera en forma alguna comprometido la habilidad del gobierno de las Falklands de decidir en contra de la acuicultura en gran escala, una vez completado”.

En el documento estudio respecto a la acuicultura manejado por el Consejo Ejecutivo por lo visto había referencias al ingreso de una carta de intención, con la empresa danesa F-Land en la cual se indicaba que el gobierno estaba positivamente dispuesto al establecimiento de una industria de acuicultura, pero que las condiciones serían evaluadas, al igual que beneficios y riesgos considerados.

Se preguntó entonces si este documento era legalmente vinculante y por eso la razón por la cual se había procedido a realizar los estudios al respecto.

Pero MLA Barkman sostuvo que “por razones comerciales no podemos liberar ninguno de los contenidos dentro de la carta”. Agregó, “la intención política no era demostrar que estábamos positivamente dispuestos, era para demostrar...que no sabíamos lo suficiente sobre el tema, y hasta que informáramos una posición sobre la acuicultura a gran escala” los MLAs legisladores “no cerraríamos esa posibilidad”

La respuesta del Grupo Unity Marine concluye, “en última instancia, esta decisión puede que sea la correcta para las Falklands, sin embargo la forma en la cual se tomó la decisión, y la falta de cualquier proceso previo a la misma como por ejemplo, la falta de una consulta equilibrada debe ser motivo de gran preocupación para todos” (PN)