MercoPress, in English

Jueves, 8 de diciembre de 2022 - 08:48 UTC

 

 

Autoridades argentinas deciden quién debe recibir una cuarta dosis anti COVID-19

Lunes, 14 de febrero de 2022 - 21:13 UTC
Las personas vacunadas con Sinopharm tienen más probabilidades de necesitar una nueva inyección Las personas vacunadas con Sinopharm tienen más probabilidades de necesitar una nueva inyección

Cuando más del 78% de los argentinos ya recibieron al menos dos dosis de la vacuna contra el COVID-19 y el 33% incluso recibió una inyección de refuerzo, las autoridades sanitarias argentinas están definiendo quién necesitará una nueva inyección contra la enfermedad pandémica, se informó este lunes.

Las personas de 50 años o más que hayan recibido dos inyecciones de Sinopharm desde noviembre y los mayores de 3 años con inmunodeficiencias son los primeros en acceder a dosis de refuerzo, según las directrices del Ministerio de Salud, una medida dirigida a unos 2 millones de personas en esa situación que también incluye a quienes ya han recibido una tercera dosis, aunque el número aumentará en los próximos días.

Las autoridades ya habían dicho en noviembre que se necesitaría una dosis adicional como parte del esquema primario, cuando la respuesta inmune inicial era “probablemente insuficiente”. Un mes después, las autoridades acordaron reducir la brecha entre las dosis de seis a cuatro meses para los mayores de 18 años.

Los pacientes inmunodeprimidos que ya han recibido la dosis adicional son los que están en tratamiento oncológico por tumores sólidos y oncohematológicos, los receptores de trasplantes y los que han recibido células madre hematopoyéticas en los últimos 2 años o que actualmente están en tratamiento inmunosupresor.

También encabezarían la lista para la cuarta dosis las personas con inmunodeficiencia primaria moderada o grave, con VIH, que estén en tratamiento activo con corticoides a altas dosis o medicación inmunosupresora, con insuficiencia renal crónica en hemodiálisis, con enfermedades autoinmunes y/o tratamientos con inmunosupresores, inmunomoduladores o biológicos.

Los pacientes de 50 años o más que hayan recibido Sinopharm se agregarán a la lista de los que están listos para la cuarta inyección tan pronto como hayan pasado cuatro meses desde la inyección anterior, lo que de hecho ya se aplica a los que recibieron su última inyección en noviembre.

Las terceras dosis no equivalen a refuerzos. Expertos del Ministerio de Sanidad han explicado que la dosis adicional se administra ”tras un esquema primario con el beneficio probado de una dosis extra (situación en adultos mayores con vacunas de virus inactivado)”.

La dosis de refuerzo, por su parte, se utiliza tras un tratamiento primario con una respuesta inmunitaria inicial suficiente, “ya que es probable que la respuesta disminuya con el tiempo”.

Otros países como Israel y Chile han avanzando con una segunda vacuna de refuerzo para personas vulnerables y/o de la tercera edad.

Categorías: Ciencia y salud, Argentina.