MercoPress, in English

Domingo, 27 de noviembre de 2022 - 12:00 UTC

 

 

Patrimonio Marítimo de Falklands reanuda búsqueda del Endurance de Shackleton en aguas antárticas

Sábado, 15 de enero de 2022 - 13:48 UTC
 El rompehielos sudafricano Aghulas II desde el cual se ejecutará Endurance 22 El rompehielos sudafricano Aghulas II desde el cual se ejecutará Endurance 22
Frank Wild observa los restos del naufragado Endurance Frank Wild observa los restos del naufragado Endurance
Mensun Bound, nacido en las Falklands y Director de Exploración Mensun Bound Mensun Bound, nacido en las Falklands y Director de Exploración Mensun Bound
“Dientes de sable”  último vehículo submarino autónomo construido por la SAAB “Dientes de sable” último vehículo submarino autónomo construido por la SAAB

El Instituto para la Conservación del Patrimonio Marítimo de las Islas Falkland anunció la reanudación de la búsqueda del barco del explorador Ernest Shackleton, “Endurance”, en cual yace en las profundidades del Mar de Weddel, bajo el hielo de la Antártica.

A cien años de la muerte de Shackleton, el explorador antártico sigue siendo noticia, y los medios de prensa del mundo reaccionaron rápidamente ante la noticia.
El arqueólogo marino Mensun Bound, nacido y criado en las Falklands es el director de exploración de la expedición. Bound ha dicho que se trata de la búsqueda del naufragio más importante, hasta el momento, y se trata de un tema que ha rondado su vida desde niño. Actualmente de vacaciones en las Falklands fue entrevistado por el Penguin News.

PN, Comencemos por hablar sobre el Instituto para Conservación del Patrimonio Histórico marítimo de las Falklands

MB, El Instituto fue formado para hacer el seguimiento de la búsqueda del buque insignia del Almirante von Spee de la Marina imperial de Alemania, el Scharnhorst el cual como todos en las Falklands saben, fue hundido durante la Batalla de las Islas Falkland en diciembre de 1914.

Siguiendo sobre el éxito de dicho descubrimiento, el Instituto simplemente fue avanzando paso a paso, y entendimos que habíamos acumulado valiosa experiencia en relevamientos y búsquedas en la profundidad de los océanos y que no tendría que perderse.

El secretario del Instituto, David Lamont, es ex gobernador de las Falklands y ex embajador británico en Uruguay, y es el nervio motor de todo este proyecto. Luego junto conmigo como integrante del consejo del Instituto, está Bill Featherstone un banquero y amigo de toda la vida de las Falklands, y Saul Pitaluga quien no precisa ser presentado. Pero el corazón de la exploración es más amplia e incluye al experto en logística John Shears que trabajó con BAS (Instituto Antártico Británico) y Nico Vincent de Deep Ocean Search, uno de los principales ingenieros oceanógrafos del mundo.

Más recientemente incorporamos a Dan Snow y su equipo para que administren el tema en los medios pues si llegamos a encontrar el Endurance, será, como bien dijo Dan, 'el gran acontecimiento del año y precisamos a alguien con su talento y experiencia que le hable al mundo y le cuente la historia' .
El estará comunicando por streaming en vivo desde el barco Agulhas II y por tanto será fácil para cualquiera interesado en seguir como se desarrolla el asunto.

La nueva iniciativa se llama Endurace 22 y se puede encontrar en Endurance22 - The Hunt For Shackleton's Lost Ice Ship

PN, Pero entonces qué salió mal en 2019? y por qué tan seguro que no se repetirá?

MB. Sí, es cierto que la última vez todo se desplomó y tuve que retornar a Inglaterra con la cola entre las piernas, pero en realidad por un espacio de tiempo todo se venía desarrollando muy bien. Si bien nuestro barco quedó atrapado un par de veces en el hielo, siempre nos las arreglamos para liberarnos y aún más importante, finalmente rompimos una senda por el hielo hasta llegar al corazón mismo del casquete de hielo del Mar de Weddell. Y hasta pudimos desplegar nuestros Vehículos Autónomos Sumergibles, AUV, y logramos llevarlos hasta el fondo del mar a unos 3,000 metros.

Yo había definido un área de exploración de 107 millas náuticas cuadradas y en efecto llegamos a cubrir más de la mitad de dicha superficie, antes que algo se descompusiera y el AUV simplemente nunca retornó a uno de sus programados, “saludos de manos” en el cual lo “interrogamos”, revisamos su caja de sistemas y le indicamos las nuevas instrucciones de navegación que resultaran necesarias.

Hubo una serie de cosas que pudieron haber salido mal, pero creo que, cualquiera sea la razón, el SUV largó el lastre, abortó la misión y retornó a superficie donde quedó atrapado bajo el hielo, una zona muerta para la cual no teníamos acústica ni comunicación satelital. Siempre me quedó la espina de que quizá habíamos descubierto al Endurance, pero no lo sabemos

PN Qué se ha previsto para que esto no vuelva a suceder?

MB Hemos aprendido algunas lecciones duras. Esta vez estaremos utilizando metodologías diferentes y un tipo de sumergible completamente diferente. Los nuevos vehículos, SUVs fabricados por la Saab de Suecia son llamados “Dientes de Sable”. Se trata de los vehículos más avanzados del mundo en materia de búsqueda y relevamiento del fondo marino. Y la diferencia principal es que estarán vinculados a la superficie con una conexión de más de tres kilómetros de fibra óptica lo cual nos permitirá seguir como avanzan en tiempo real, y si hay otro problema tecnológico como tuvimos en 2019, sabremos donde encontrarlos.

Por tanto no solo tenemos el equipo más avanzado del mundo sino también un equipo de técnicos y científicos de primerísima línea. Hay más de sesenta personas en el rompehielos sudafricano y todos han sido seleccionados, uno por uno, en mérito a sus conocimientos, habilidades y experiencias. Obviamente se trata de un gran desafío, pero si este equipo no puede encontrar al Endurane, entonces por Dios, nadie podrá encontrarlo.

PN Ud. habla de desafíos, cuáles son los más abrumadores?

MB La última vez el desafío principal fue atravesar la masa de hielo para alcanzar lo que el propio Shackleton definió como, “la peor parte del peor mar en el mundo”. No estábamos seguros de poder hacerlo. Con “Endurance 22” que comienza en menos de un mes, vamos a utilizar el mismo rompehielos (Agulhas II), tendremos el mismo capitán (Knowledge Bengu) y el mismo capitán para navegar en el hielo, Freddie Ligthelm, por tanto con este barco y esta gente, sé bien que podemos alcanzar el punto deseado.

Mi principal preocupación esta vez, por lo menos desde mi punto de vista, es la tecnología. Es tan nueva y avanzada que en realidad no sabemos cuán robusta será en condiciones tan extremas. Los AUVs que teníamos antes, los conocíamos de memoria, con los nuevos “Dientes de Sable”, creo que hasta cierto punto, estamos en la fase de la relación de conocerlos en actividad. Los probamos rigurosamente hace varios meses, pero igualmente no puedo dejar de estar algo preocupado. Y también tenemos otras cosas que pueden llegar a suceder, circunstancias que, para decirlo de alguna manera, están fuera de mi control, al igual que con los asuntos del hielo. Cosas que salen no se sabe bien de dónde, pero que te golpean fuerte.

PN Otras preocupaciones?

MB, Si la ventana de tiempo. Tenemos tan solo doce días en el sitio, lo cual es increíblemente ajustado y vamos a estar de espaldas llenas al comienzo del invierno antártico. Como siempre las jornadas de trabajo serán día y noche pero igual para cubrir el área a explorar todo el instrumental y el equipo tendrán que operar a un nivel de eficiencia sumamente elevado.

Y si tenemos que operar desde campos de hielo, entonces resulta imperativo que el clima se mantenga pues tendremos que erigir torres de perforación en el hielo, y los dos helicópteros que estamos llevando con nosotros estarán en movimiento constante. Y no podemos hacer nada de esto en medio de nevadas antárticas o de flotaciones de hielo poco firmes.

Cuando el clima está bien en Antártica, es tan hermoso que te deja sin aliento, pero cuando cambia puede resultar absolutamente brutal. No hay lugar más hostil en el mundo. No está hecho para que la gente viva allí.

PN Y, qué pasa si encuentran al Endurance?, qué sucede entonces?

MB El naufragio y el entorno esparcido con restos será mapeado con fotogramas métricos, pero también usaremos cámaras laser para completar modelos 3D de precisión milimétrica para usar en computadores. Con estos modelos podremos reproducir modelos físicos 3D para exhibir en el Museo de las Falklands y otros lugares.

No sufro de estrés ante esta situación porque nuestro trabajo será no intrusivo y nada, absolutamente nada, será tocado o removido. Estamos hablando de arqueología y no una expedición tipo self service para romper y arrebatar lo que se puede agarrar...

PN Y la pandemia? Eso es algo que acaso podría “hundir” el proyecto?

MB No puedo pretender que no deja de ser una gran preocupación, Pero si la situación se deteriora significativamente siempre podemos correr todo para el año próximo, ya que hemos hecho una reserva provisoria con las autoridades sudafricanas que operan el barco en caso que algo salga mal.

PN Hablemos ahora de Shackleton y sus vínculos con las Islas Falkland

MB Shackleton tuvo la intención de hacer escala en las Falklands en su viaje al sur para repostar carbón y provisiones, pero finalmente fue aconsejado de no hacerlo pues algún corsario de la flotilla de Von Spee, en particular el Dresden, podría estar merodeando en la vuelta, y obviamente las Falklands eran un blanco potencial para atacar. Por tanto fue directamente a Georgia del Sur una vez que partiera del Rio de la Plata.

Shackleton pisó las Falklands por primera vez el 31 de mayo de 1916, cuando llegó en el ballenero Southern Sky tras su primer fallido intento de rescatar a sus 22 tripulantes en la isla Elefante. Vino a las Falklands para conseguir ayuda y comunicarse con el Reino Unido porque sabía que en las Islas había una estación de radio. Envió un informe sobre lo acontecido al Endurance y su equipo, y al día siguiente estaba en las portadas de todos los diarios. Fue justamente desde las Falklands de donde nació la leyenda de Shackleton
Su siguiente visita fue el 24 de junio de 1916 cuando retornó a las Falklands en el pesquero arrastrero de bandera uruguaya perteneciente al Instituto de Pesca Número 1, tras su segundo fallido intento por rescatar a sus hombres en Antártica.
Su tercera visita fue con la goleta chilena Emma, el 3 de agosto de 1916, tras el tercer fallido intento de rescate a quienes permanecían en la isla Elefante.

A esta altura Shackleton se encontraba absolutamente desesperado y Frank Worsley (capitán del Endurance) que estaba junto a él escribió que estaba batiendo por llegar a Puerto Stanley, con Shackleton 'hundido en las profundidades de la desesperación'.

En esa época 'el Jefe' como le decían a Shackleton, era abstemio total pero luego según escribió Worsley, 'por primera vez en tres años lo vi tomar un vaso de whisky. No estaba acostumbrado e inmediatamente lo afectó'

Luego de esto Shackleton comenzó a tomar más de lo que debía. De la misma forma que se puede decir que fue en las Falklands donde la leyenda de Shackleton nació, se podría decir, estirando un poco, que fueron las Falklands que lo condujeron a la bebida'.

PN. Finalmente Ud. ha dicho que hay una dimensión personal en la búsqueda del Endurance

MB. Pues sí, pero extremadamente tenue. Mi madre era de la familia Biggs y los Biggs tenían la vieja First & Last al final de la calle Hebe donde Brian Summers ahora tiene su casa. Frank Worsley y Tom Crean (capitán y segundo oficial del Endurance) se quedaron allí. Shackleton fue huésped en Casa de Gobierno durante sus primeras dos visitas, pero luego no congenió con el gobernador Young.

Creo que también pudo haberse quedado ahí junto a Worsley y Crean. La mejor foto que tenemos de los tres en Port Stanley fue tomada justamente fuera de First & Last. Al igual que muchas familias de las Falklands en aquel entonces, --creo--, la mía era aficionado de Shackleton en lugar de (Robert) Scott (otro explorador británico de Antártica).

Mi padre tenía enmarcada una vieja foto de Worsley que ahora poseo. Y todavía tengo un librito Webster Smith sobre Sir Ernest Shackleton, un premio a mi asistencia a las clases de religión los domingos en la Catedral. Tendría siete, ocho años. Más tarde cuando mi madre comenzó con el comercio Boundbooks en la Calle John, tenía en los anaqueles el libro de Lansing sobre el Endurance. Fue todo un éxito, un bestseller y los integrantes de la Fuerza de Defensa de las Falklands los compraban en cantidades. Todo ello tuvo una gran impresión sobre mí, y aún lo recomiendo como buena lectura para cualquiera interesado en saber más sobre la expedición del Endurance.

Más tarde cuando Lord (Eddie) Shackleton (hijo de Sir Ernest) vino a las Falklands, fui su conductor. Lo levantaba temprano en mi viejo auto en Casa de Gobierno y lo llevaba a donde fuera que tuviera que ir, lo esperaba y luego lo conducía de retorno a Casa de Gobierno. Lastimosamente poco o nada recuerdo de lo que pudimos hablar, pero seguramente se acordó de mí porque años más tarde me invitó a integrarme como miembro de la Fundación de las Islas Falkland.
Recuerdo sentirme totalmente anonadado cuando estaba sentado entre Eddie y Sir Peter Scott en las reuniones del Museo de Historia Natural. En aquel entonces era apenas un desalineado estudiante y no osaba abrir la boca, pero siempre pensé cuán poco se toleraban sus padres, y hete aquí los dos estaban como los mejores amigos tratando asuntos relativos a las Falklands.

Al día de hoy en Stanley es difícil escapar el legado de Shackleton. Desde mi cocina, lindo con el este de la Catedral y por tanto estoy apenas a unas diez yardas de la bandera de la familia de los Shackleton, y cada mañana cuando corro las cortinas, lo primero que veo directamente frente a mi es la palabra ENDURANCE, grabada en piedra en el otro lado del puerto.

Esto por supuesto no fue dejado por el Endurance original sino por el barco de la marina de relevamiento marino y antártico, que fuera nombrado en honor a la nave naufragada.
Por tanto, sí, en efecto supongo que puedo decir que la saga de Shackleton es algo que siempre ha rondado en torno a mi vida.