MercoPress, in English

Sábado, 26 de noviembre de 2022 - 22:05 UTC

 

 

Militares colombianos admiten crímenes “falsos positivos”

Sábado, 11 de diciembre de 2021 - 09:40 UTC
“Les presento mis sentimientos de perdón por el gran dolor que causaron los execrables actos cometidos”, dijo el general Paulino Coronado Gámez. “Les presento mis sentimientos de perdón por el gran dolor que causaron los execrables actos cometidos”, dijo el general Paulino Coronado Gámez.

Un grupo de militares colombianos imputados por los llamados “falsos positivos” durante la lucha contra la guerrilla admitió este viernes ante el juzgado de Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) su participación en el asesinato de 247 personas.

“Les presento mi sentimiento de perdón por el gran dolor que han causado los execrables hechos cometidos”, dijo el general Paulino Coronado Gámez, ex comandante de la 30ª Brigada del Ejército. Coronado también admitió que los civiles fueron exhibidos como “combatientes”, lo que generó “una profunda desolación entre sus seres queridos, a quienes ofrezco mi absoluta voluntad de contribuir al esclarecimiento de la verdad, como medio de reparación”.

Los presuntos delitos se cometieron en Catatumbo entre 2007 y 2008, donde fueron asesinadas 120 personas, y en una amplia zona de la costa caribeña donde otros 127 civiles perdieron la vida entre 2002 y 2005.

En los próximos meses, los perpetradores se reunirán con familiares de los fallecidos y se generará una “vía reparadora”, explicó la JEP.

Los “falsos positivos” fueron ejecuciones extrajudiciales cometidas por militares durante la primera década del siglo XXI. Jóvenes de zonas humildes fueron atraídos a zonas remotas con ofertas de trabajo. Una vez allí, los mataron a tiros y los vistieron con ropa de guerrilla para que pareciera que habían sido abatidos en combate. El método fue utilizado reiteradamente durante el mandato del ex presidente Álvaro Uribe Vélez (2002-2010), quien ha admitido ante la Comisión de la Verdad que su gobierno efectivamente exigió resultados a los militares, pero nunca pidió que cometieran delitos.

“No hay soldado ni policía que pueda decir que le di un mal ejemplo de palabra o de hecho”, dijo Uribe.

La confesión del viernes ante la JEP es un hecho histórico. Se espera que los exguerrilleros de las FARC también confiesen sus propios delitos, para ser juzgados bajo la misma lógica o enfrentar la justicia ordinaria que conlleva penas más severas.

La JEP también informó que dos oficiales del Ejército involucrados en los “falsos positivos” de Catatumbo y Costa Caribe han “negado su responsabilidad”, por lo que sus casos han sido remitidos a otra jurisdicción, donde enfrentan posibles penas de hasta 20 años en prisión.
 

Categorías: Política, América Latina.