MercoPress, in English

Lunes, 24 de enero de 2022 - 17:01 UTC

 

 

Dimite canciller de Austria que decretó vacunación obligatoria

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 09:40 UTC
En Austria son pocos los que relacionan la partida de Schallenberg con su mandato de vacunación y las manifestaciones callejeras subsiguientes En Austria son pocos los que relacionan la partida de Schallenberg con su mandato de vacunación y las manifestaciones callejeras subsiguientes

El ministro del Interior de Austria, Karl Nehammer, ha sido nominado para asumir el cargo de líder del conservador Partido Popular, lo que probablemente lo convertirá en el próximo canciller (o jefe de gobierno) del país tras la abrupta decisión de Alexander Schallenberg de dimitir el jueves.

Nehammer será así el sexto canciller de Austria en 5 años. La renuncia de Schallenberg fue el resultado directo del anuncio de otro excanciller y líder del partido, Sebastian Kurz, quien avisó que se retiraba por completo de la política por completo.

Pero Schallenberg también es quien anunció una vacunación obligatoria contra COVID-19 a partir del 1 de febrero para todo el país, lo que resultó en marchas en todo el país donde policías y militares se pusieron del lado de los manifestantes.

Schallenberg, un aliado de Kurz desde hace mucho tiempo, dijo el jueves que nunca tuvo la intención de convertirse en el líder del Partido Popular (OVP).

Kurz, de 35 años, renunció en octubre en medio de una investigación de corrupción criminal por un supuesto escándalo de compra de influencias. La partida de Schallenberg el jueves también provocó una serie de renuncias, incluidas las del ministro de Finanzas, Gernot Blumel, y del ministro de Educación, Heinz Fasmann. El nuevo ministro del Interior será Gerhard Karner, se informó.

Nehammer sirvió en el ejército durante varios años antes de convertirse en asesor de comunicaciones del partido. Entró en la política en 2017 y se convirtió en ministro del Interior en 2020.

Austria ha tenido cinco cancilleres permanentes y dos interinatos desde 2016. Solo Brigitte Bierlein era de un partido diferente al OVP.

Casi dos meses después de asumir el cargo tras la salida de Kurz en medio de numerosos escándalos, Schallenberg también anunció su salida del gobierno.

En un comunicado emitido el jueves, Schallenberg dijo que permanecería en el cargo hasta que su conservador Partido Popular Austriaco (ÖVP) acordara su próximo presidente. “Estoy firmemente convencido de que ambos cargos, jefe de gobierno y presidente del partido austríaco con más votos, pronto serán ocupados por una persona nuevamente”, y agregó que no querría convertirse en presidente del partido.

“Por lo tanto, haré disponible mi puesto de canciller tan pronto como se haya establecido el rumbo correspondiente dentro del partido”.

A pesar de ser considerado como un canciller accidental sin una base de poder propio, Schallenberg avanzó con ideas de confinamientos y vacunas obligatorias que resultaron en disturbios populares.

El ÖVP es uno de los partidos tradicionales más importantes de Austria, pero bajo Kurz se construyó en gran medida en torno a él y no dejó un sucesor evidente. La mayoría de las encuestas mostraron que el ÖVP tenía una ventaja de al menos 10 puntos sobre los socialdemócratas de la oposición, hasta la investigación sobre Kurz en octubre. Las encuestas ahora muestran a los dos partidos cara a cara.

Los analistas políticos austriacos creen que elecciones anticipadas son poco probables, ya que tanto el ÖVP como los Verdes probablemente perderían escaños. El parlamento actual durará hasta 2023.