MercoPress, in English

Martes, 17 de mayo de 2022 - 08:31 UTC

 

 

Ministro de Economía de Brasil sacude mercados con anuncio inesperado

Viernes, 22 de octubre de 2021 - 09:50 UTC
La figura de Guedes ha perdido su aura tras ser mencionada en los Pandora Papers La figura de Guedes ha perdido su aura tras ser mencionada en los Pandora Papers

Los anuncios del ministro de Economía, Paulo Guedes, sacudieron los mercados brasileños este jueves después de que el funcionario admitiera que no cumpliría con el techo de gasto público.

En ese escenario, el real brasileño cayó 1,7% frente al dólar estadounidense, cerrando en 1 US $ = 5,65 R $, la tasa más alta en 2021, mientras que el índice Bovespa de la bolsa de valores de Sao Paulo registró una contracción del 2,3%.

El ultraliberal Guedes, que alguna vez trabajó para el régimen militar chileno del general Augusto Pinochet, accedió a la liberación de unos R $ 30 mil millones (US $ 5,31 mil millones), para financiar el nuevo plan social del presidente Jair Bolsonaro, llamado Auxilio Brasil, que muchos analistas consideran una herramienta para obtener votos en las elecciones del próximo año.

El techo de gasto público se agregó a la Constitución en 2016 bajo el mandato del ex presidente Michel Temer. Está diseñado para evitar que las administraciones gasten por encima de la inflación. Pero esta vez Guedes dijo que necesitaba obtener una pequeña “licencia” para atender demandas “populares, aunque no populistas”.

Así, el Gobierno anunció que tenía la intención de incrementar en un 20% el plan Auxilio Brasil, que en noviembre sustituirá al Bolsa Familia, el exitoso programa de ayudas que puso en marcha el opositor Partido de los Trabajadores (PT) en 2003 y que presuntamente ha rescatado a 54 millones. de personas de la pobreza.

Los planes sociales nunca se habían actualizado desde 2016, después de la caída de Dilma Rousseff y ahora Bolsonaro tiene la intención de aumentar las donaciones en R $ 100 durante los próximos 12 meses como ayuda adicional por la pandemia de coronavirus.

La decisión significa que cada familia recibirá R $ 400 (US $ 71) del plan Auxilio Brasil de Bolsonaro, con el que el mandatario actual apunta a derrotar al expresidente y líder opositor Luiz Inácio Lula da Silva el próximo año.

Tras el anuncio, Lula argumentó que el PT defendió subir la Bolsa Familia a R $ 600 (US $ 110). “Bolsonaro tiene que enfrentar el hambre y la miseria del pueblo y darles mucho más porque no es su dinero, es el dinero del pueblo que está volviendo al pueblo”.

Bolsonaro “puede darles dinero, pero vamos a ganar las elecciones”, dijo Lula, quien se perfila como favorito para la contienda electoral de octubre de 2022, según la mayoría de los encuestadores.

La decisión de Guedes también generó duras críticas de la mayoría de los columnistas políticos de Brasil que habían respaldado al ministro a pesar de su abierta objeción a la figura de Bolsonaro.

El ministro habló de una “dispensa” (licencia) para poder anticipar la revisión del techo de gasto horas después de que Bolsonaro dijera en un acto público que se iba a respetar la norma constitucional que acota las cuentas públicas para controlar el déficit.

Guedes parece haber perdido el pulso interno del Gobierno con las ayudas sociales después de que su figura se debilitara por el escándalo de los Pandora Papers, cuando se descubrió que tiene una sociedad offshore en el paraíso fiscal de las Islas Vírgenes Británicas por valor de 9,5 millones de euros. La empresa, afirma Guedes, ha sido declarada ante el Tesoro brasileño y no ha tenido ningún movimiento desde que asumió el cargo en 2019 cuando Bolsonaro llegó a la presidencia.

Al menos 110 millones de personas, casi el 50% de la población, han experimentado inseguridad alimentaria en Brasil en los últimos 12 meses, mientras que 19 millones enfrentan hambruna, según datos oficiales de la Red Brasileña de Investigación sobre Soberanía Alimentaria (Pessan).

“El hecho de que exponentes de la oposición al gobierno federal defiendan valores más altos del programa de apoyo a la renta, como el sugerido por Lula, de 600 reales mensuales, debe considerarse como un factor de riesgo adicional para el mercado porque puede promover más presión de los políticos del gobierno a mayores valores de Auxilio Brasil”, advirtió el banco de inversión Renascença Dtvm en su informe diario.

Categorías: Economía, Política, Brasil.