MercoPress, in English

Miércoles, 20 de octubre de 2021 - 11:04 UTC

 

 

Suspenden eutanasia para mujer colombiana que padece ELA

Lunes, 11 de octubre de 2021 - 09:08 UTC
Martha estaba feliz de que iba a morir Martha estaba feliz de que iba a morir

Autoridades sanitarias colombianas tuvieron dudas el sábado sobre administrar un procedimiento de eutanasia a una mujer de 51 años que padece esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y ordenaron su cancelación alegando que no se habían cumplido los criterios exigidos.

“Mi madre está feliz”, había publicado su hijo Federico en las redes sociales junto con fotos de la mujer enferma que confiaba en que su sufrimiento terminaría.

Pero el Instituto Colombiano del Dolor (Incodol) decidió en contrario: “Según una reunión en la que se revisó y analizó nuevamente la solicitud de la señora Martha Liria Sepúlveda de manera suficiente y amplia, se concluyó por unanimidad cancelar el procedimiento para morir con dignidad a través de la eutanasia, programada para el 10 de octubre de 2021. ″

La decisión se basó en el numeral 26.6 del artículo 26 de la Resolución 971 de 2021 del Ministerio de Salud, que asigna al Comité dentro de sus funciones revisar el proceso de solicitud y el procedimiento de eutanasia completo, con el fin de detectar cualquier situación que afecte su desarrollo.

Por eso, al tener un concepto actualizado de la salud y evolución de la paciente, “se define que no se cumple el criterio de terminación, como se había considerado en el primer comité”, explicó el Incodol.

En julio de 2020, la Corte Constitucional había extendido el derecho a una muerte digna a pacientes no terminales que atraviesen un “intenso sufrimiento físico o mental” debido a una lesión o enfermedad incurable.

”Estoy más tranquila desde que recibí la autorización para la eutanasia, río más y duermo mejor (...) Soy una mujer afortunada”, había dicho Sepúlveda a los medios antes de que se pospusiera su procedimiento.

Martha ya había sido advertida de que si moría por su propia voluntad no sería elegible para los rituales católicos, a pesar de haber sido una mujer piadosa toda su vida. Ella había estado en paz con ese pensamiento y pasó lo que serían sus últimos momentos con su familia y haciendo sus arreglos finales.

“Estoy totalmente tranquila. Soy una persona católica, me considero muy creyente en Dios, pero, repito, Dios no quiere verme sufrir y creo que nadie, ningún padre quiere ver sufrir a su hijo”, dijo.

La madre de Martha sigue viva y le ha costado entender que su hija decidió morir, se informó. Pero su hijo de 22 años, Federico Redondo, ha aceptado la idea de que será difícil vivir sin la mujer que le dio la vida, pero sería mucho más difícil verla sufrir.

“Lo vi como el mayor acto de amor que he hecho en mi vida”, dijo Federico. “Necesito a mi madre, la quiero conmigo, casi en cualquier condición, pero sé que en sus palabras ella ya no vive, sobrevive. Ahora estoy enfocado en hacerla feliz, en hacerla reír ... ”.

El deseo de Martha era morir el domingo por la mañana.

Colombia practicó la eutanasia en 1997, pero recién la promulgó en 2015, en medio de críticas de diferentes movimientos religiosos. El caso de Martha llamó la atención porque no atraviesa una fase terminal.

El astrofísico Stephen Hawking, cuya ELA fue diagnosticada en 1963, tuvo la enfermedad durante 55 años, el tiempo más largo registrado. Murió a la edad de 76 años en 2018.