MercoPress, in English

Sábado, 4 de diciembre de 2021 - 13:09 UTC

 

 

Delincuentes extranjeros expulsados de Chile mientras se anuncian nuevas deportaciones de migrantes irregulares

Jueves, 23 de setiembre de 2021 - 23:06 UTC

Las autoridades migratorias chilenas expulsaron este jueves a 49 migrantes declarados culpables de trata de personas además de portar armas ilegalmente, informó el Departamento de Migración y Policía Internacional de Tarapacá.

La medida fue adoptada como conmutación de sentencia, explicó Miguel Ángel Quezada, delegado presidencial en Tarapacá. Los 40 bolivianos y nueve peruanos fueron detenidos en zonas cercanas a las fronteras con sus países de origen.

“Estos extranjeros se acogieron a un beneficio que les otorgó el Estado chileno, amparado por la Ley 20.603, artículo 34, que se basa en una pena sustitutiva que establece que cualquier extranjero que tenga una pena menor de cinco años puede acceder a beneficio de conmutar su sentencia y acogerse a la expulsión del territorio nacional”, señaló el jefe de la Policía de Tarapacá, César Cortés.

Las expulsiones judiciales se produjeron un día después de que el gobierno federal de Chile anunciara que reanudará la expulsión de migrantes irregulares, la mayoría de ellos de origen venezolano.

El ministro del Interior, Rodrigo Delgado, anunció la reanudación de los vuelos de expulsión, práctica que ya se ha estado llevando a cabo entre febrero y agosto de este año y que ha derivado en la deportación hasta el momento de 547 personas. El año pasado fueron expulsados 1365 migrantes irregulares.

El último vuelo de deportación despegó en agosto, luego de que Naciones Unidas expresara su preocupación. Los tribunales chilenos detuvieron estos vuelos luego de admitir decenas de apelaciones basadas en los derechos humanos de los migrantes.

”Hemos tomado nota de las recomendaciones, hemos revisado nuestros procedimientos, somos respetuosos con las sentencias, pero en este contexto durante las próximas semanas vamos a retomar las expulsiones”, dijo Delgado.

El anuncio también se produjo en medio de un aumento en el ingreso de migrantes por cruces clandestinos en la frontera con Bolivia, en el norte de Chile, por donde han entrado al país 23.673 migrantes en los primeros siete meses de 2021, casi 7.000 más que en todo 2020.

“Chile es hoy un atractivo destino migratorio para muchos (por) la situación de salud, las vacunas (contra COVID-19), la situación económica”, además de las oportunidades de empleo, explicó Delgado.

La localidad chilena de Colchane, a 3.650 metros sobre el nivel del mar, ha colapsado por la llegada de miles de inmigrantes indocumentados, de los cuales al menos 11 han fallecido por las inclemencias climáticas. Solo en agosto llegaron a Colchane 331 extranjeros, 260 de ellos venezolanos. El resto eran bolivianos, peruanos y colombianos, se informó.

Los migrantes venezolanos, la comunidad extranjera más grande de Chile con 455.000 inscritos, encabezan la lista de ingresos clandestinos de enero a julio, con 17.914, cifra superior a los 12.935 casos de 2020. Entran a Iquique desde Colchane, aunque eso signifique arriesgarse a la deportación.

Muchos viajan con niños pequeños, desafiando los últimos anuncios de las autoridades chilenas. Buscan ayuda básica y refugio en Colchane, un pueblo rural de poco más de 1.000 habitantes en las tierras altas.

La migración clandestina también ha resultado en el crecimiento del negocio del transporte ilegal.

Un grupo de migrantes venezolanos y colombianos se entregó el jueves a la policía chilena y esperan ser trasladados desde Colchane, en la frontera con Bolivia, a la ciudad de Iquique. Al ingresar a Chile, se dirigen a una comisaría para “entregarse” y así ser incluidos en un registro oficial que habilita a mujeres y niños a ser trasladados 250 km a Iquique, una ciudad portuaria en el norte de Chile, a más de 1.800 km al norte de Santiago.

Hasta el momento, ninguna medida ha detenido el flujo diario de migrantes, en su mayoría venezolanos, aunque también hay muchos colombianos, especialmente de Buenaventura, Valle del Cauca, y algunos dominicanos.

Los migrantes durmiendo en la calle también se pueden ver en Antofagasta, una ciudad minera 480 km al sur de Iquique, donde la terminal de autobuses está llena de ellos tratando de recolectar dinero que les envían sus familiares desde otras partes de Chile para que puedan proseguir sus viajes a Santiago.

 

Categorías: Política, Venezuela, Chile.