MercoPress, in English

Miércoles, 25 de mayo de 2022 - 12:22 UTC

 

 

Salida de empresas extranjeras de Argentina y también de Brasil parece no tener fin

Lunes, 16 de agosto de 2021 - 08:59 UTC
 Salir de la región parece ser una estrategia global para una gran cantidad de inversores extranjeros Salir de la región parece ser una estrategia global para una gran cantidad de inversores extranjeros

Las empresas extranjeras siguen abandonando Argentina y afirman que se debe a estrategias globales que los analistas locales prefieren interpretar como meras excusas, pero podrían reconsiderar ese enfoque si advierten que también se está produciendo un éxodo en Brasil, a pesar de un escenario no tan caótico.

La semana pasada, Ecolumber, una firma española dedicada a los nogales en la provincia de Río Negro, optó por irse mientras en Argentina se avizora una crisis económica tras las elecciones primarias del próximo mes y un colapso que ya se considera inevitable después de las elecciones parlamentarias de noviembre.

Mientras tanto, en Brasil, Panasonic anunció que recortará sus operaciones en la Zona Franca de Manaos, poniendo fin a la producción de televisores y otros artefactos de confor hogareño, lo que resultará en la terminación de 130 puestos de trabajo, según fuentes de la empresa, que también han explicado que se tomó la decisión teniendo en cuenta la situación económica actual del país.

Otras fábricas que operan en la Zona Franca de Manaos, como Sony y Canon, también habían anunciado el cierre de actividades.

En los últimos meses han salido de Argentina empresas de gran envergadura con marcas reconocidas, como Latam Airlines, Falabella, Walmart o MetLife, así como firmas industriales que no lograron llegar al gran público, como la química Axalta o la tecnológica Brightstar.

La salida de multinacionales de menor tamaño afectó a plataforma de reservas online de restaurantes TheFork así como a Ecolumber, que explicó a la Comisión Española de Valores que la empresa había finalizado su proceso de desinversión en Argentina con la venta de todas las acciones de su filial local, Pampa Grande.

Ecolumber había comprado Pampa Grande en 2008 por US $ 2,5 millones y la vendió por US $ 1,46 millones a un comprador no revelado.

También la semana pasada, la aseguradora estadounidense MetLife anunció que la venta de sus operaciones locales al grupo local GST y la planta química Dow en la provincia de Santa Fe se prepara para su cierre, aunque las operaciones en Bahía Blanca permanecerían intactas, también como parte. de un programa de reestructuración global que afectará a unos 100 puestos de trabajo, cuando la planta de San Lorenzo (Santa Fe) deje de producir en diciembre de 2022. Se descartó además el traspaso de la fábrica a otro propietario.

MetLife vendió su última participación de sus operaciones argentinas al grupo local GST por entre US $ 8 y US $ 9 millones. La directora ejecutiva de GST es Isela Costantini, exjefa de operaciones locales de General Motors y titular de Aerolíneas Argentinas durante la presidencia de Mauricio Macri.

Hace dos años, MetLife inició un proceso de revisión de su cartera de inversiones global. Bajo esta premisa, la compañía ya ha enajenado diferentes activos y divisiones de negocio en mercados como Estados Unidos, Grecia, Polonia o Hong Kong.

En Argentina, la empresa opera dos grandes negocios. Por un lado, la aseguradora de vida y patrimonial, que cuenta con 400 empleados y pasaría ahora a manos de GST y otra oficina en Buenos Aires que ofrece servicios para toda la región, incluida una división de modelos actuariales que desde Argentina trabaja con las subsidiarias de MetLife en todo el mundo.

También abandonaron el país en los últimos días el laboratorio estadounidense Eli Lilly, adquirido por la local Laboratorios Raffo, y la petrolera china Sinopec, que vendió sus activos a la Compañía General de Combustibles, de Eduardo Eurnekian.

Dejando a un lado las especulaciones, está claro en este punto que el mercado argentino ya no es atractivo y se espera que más empresas extranjeras se vayan en breve. Y las que no lo hagan, muy probablemente reducirán sus actividades en el mercado local para ajustarse a una decreciente demanda.

También reorientó las inversiones en estos días el gigante alemán Bayer, que puso fin a su negocio de soja en Argentina para encaminarse “hacia proyectos más rentables”, en medio de tensiones entre el gobierno argentino y el sector agrícola.

Bayer, propietaria de Monsanto desde 2018, anunció a través de un comunicado que suspendería su negocio de semillas de soja y biotecnología en Argentina para la campaña 2021/2022 y “reorientará sus inversiones hacia proyectos rentables e innovadores que promuevan una mayor competitividad en la agricultura”.

Como explicó la empresa, la decisión es consistente con los planes de Transformación Global y reclamó baja penetración en el país. “Argentina representó aproximadamente el 10% del área total sembrada con Intacta RR2 PRO® en Sudamérica en 2020/2021.” La firma mantendrá sus negocios en todos los demás países del Mercosur (Brasil, Uruguay y Paraguay).

Bayer “buscará una transición ordenada para acompañar a sus clientes y socios y permanece totalmente comprometido con sus negocios de maíz, protección de cultivos y agricultura digital en el país”, agrega el comunicado.

La firma alemana acaba de pasar de los productos farmacéuticos a la agricultura, que representa el 80% de su negocio en estos días.

Las empresas que se retiran de la Argentina de Alberto Fernández incluyen:

Falabella - El 31 de mayo, la cadena de capitales chilena dio por terminada su plataforma de comercio online en el país y así materializó su salida de Argentina. En abril del año pasado, en plena cuarentena estricta, la firma anunció el inicio del proceso de salida. Con el paso de los meses fue cerrando tiendas tanto en Buenos Aires como en Mendoza, Córdoba, San Juan y Rosario. Había llegado a Argentina en 1993 y tenía hasta diez tiendas en todo el país, ofreciendo alrededor de 5.000 puestos de trabajo. El grupo dueño de la cadena mantiene su operación Sodimac en Argentina.

Walmart - En noviembre del año pasado, el Grupo De Narváez se hizo cargo de las operaciones locales de una empresa que también salió de Brasil.

Latam Airlines - La aerolínea cesó sus operaciones nacionales en 2020 después de 15 años, pero permanece en el país con sus versiones extranjeras que ofrecen solo vuelos internacionales. Unos 1.700 trabajadores perdieron sus puestos de trabajo como resultado de la decisión empresarial.

Líneas aéreas - Otras aerolíneas que vieron sus operaciones afectadas por las restricciones de la pandemia de coronavirus y decidieron levantar sus operaciones argentinas fueron Air New Zealand, Qatar Airways, Emirates y Norwegian, que además de dar por terminados sus servicios sin escalas entre Ezeiza y Gatwick, vendió sus rutas nacionales locales a la aerolínea de bajo coste JetSmart.

Petrobras - En diciembre de 2020 y luego de 18 años en Argentina, la petrolera brasileña abandonó el país, como lo había hecho en Uruguay y Colombia.

Ropa deportiva - En 2020 la marca de calzado deportivo Asics dejó su negocio en manos del grupo Dass Argentina, que tenía el control local de otras marcas como Fila y Umbro. El año pasado, Nike también anunció que se iría y que entregaría las operaciones a un licenciatario, lo que hasta ahora no ha sucedido. Por su parte, Under Armour, firma de ropa y accesorios deportivos que en 2019 abrió su primera y única tienda en el país, está a la búsqueda de un agente local para continuar con su presencia en Argentina, ya que su plan de expansión se vio truncado por la pandemia.

TheFork: la plataforma de reserva de restaurantes en línea, propiedad de TripAdvisor, que en 2019 compró a la startup local Restorando, también anunció su salida en los últimos días en un correo electrónico a sus clientes, explicando que la decisión se debió a la pandemia y su impacto en el mundo y en la economia local.

Engie - La compañía francesa de energía vendió sus acciones de Litoral Gas a Tecpetrol y al fondo de inversión estadounidense Oaktree Capital Management, quienes dividirán las acciones de la compañía en partes iguales. Engie surgió de la fusión de GDF y Suez, y su decisión de salir del país sorprendió al sector energético, ya que en 2019 había mostrado interés en comprar la participación de YPF en Metrogas. La empresa justificó su decisión en su preferencia por fuentes de energía renovables.

Met life: la recuperación de las operaciones de MetLife en Argentina por parte del Grupo GST se ha detallado más arriba.

Eli lilly - Sus medicamentos serán comercializados por Laboratorios Raffo a partir del 1 de septiembre. La compañía es uno de los principales proveedores de drogas para la diabetes en el mercado local. La farmacéutica también planea dejar de operar en Chile, Perú y algunos países centroamericanos.

Sinopec - La Compañía General de Combustibles (CGC) compró su operación por supuestamente US $ 240 millones.

Kodak - Kodak Alaris, la empresa que se formó tras la quiebra de la histórica marca de fotografía, anunció el cierre de sus oficinas en Buenos Aires y el traslado de todos sus negocios de la región a la sede de la Ciudad de México. Esta empresa también dijo que la decisión no estaba relacionada con la situación económica local, sino con una estrategia que incluye subsidiarias en otros lugares.

Brightstar - A fines de octubre de 2020, Brightsar, un ensamblador de teléfonos celulares en Tierra del Fuego, vendió sus operaciones a la firma local Mirgor.

Glovo - En septiembre del año pasado, la aplicación de entrega Glovo vendió sus operaciones a Delivery Hero, la empresa matriz de PedidosYa. La firma, que nació en 2015 en Barcelona, llegó al país en 2018 y se convirtió en una de las primeras en ofrecer entrega a través de aplicaciones de telefonía móvil.

Pierre Fabre - El laboratorio especializado en productos cosméticos como Avène y Ducray, vendió su planta en la localidad bonaerense de Virrey del Pino al grupo local Sidus para reforzar su presencia en Francia.

Además de las empresas salientes, hay muchas que por el momento han decidido simplemente reducir sus negocios argentinos.

En Brasil, Panasonic también informó que seguirá invirtiendo en nuevas líneas y productos. La unidad de Manaos mantendrá la producción de microondas, productos automotrices y componentes electrónicos.

Además de Manaos, la marca tiene una fábrica de refrigeradores y lavadoras en Minas Gerais, baterías en San Pablo y oficinas en la ciudad de San Pablo.

En la Zona Franca de Manaos, Sony fue vendida a Mondial luego de anunciar el final de sus actividades en septiembre de 2020 después de 36 años. Unos 220 empleados fueron despedidos.

LG también anunció el fin de las operaciones globales en teléfonos móviles y trasladó el sector de monitores y portátiles a la fábrica de Manaos, el 5 de abril de este año.

Mientras tanto, Canon anunció en junio el cierre de su única fábrica en Brasil. Las ventas y la asistencia técnica a los clientes no se vieron afectadas, sin embargo, se terminaron 43 puestos de trabajo.