MercoPress, in English

Jueves, 21 de octubre de 2021 - 14:22 UTC

 

 

Argentina abriría fronteras terrestres; Uruguay se prepara para recibir turistas, entre muchas mejoras

Martes, 10 de agosto de 2021 - 09:13 UTC
Lacalle Pou insinuó que las restricciones podrían levantarse una vez que “se alcance la inmunidad colectiva” Lacalle Pou insinuó que las restricciones podrían levantarse una vez que “se alcance la inmunidad colectiva”

Uruguay comenzará a permitir la entrada de extranjeros a partir del 1 de septiembre, mientras que Argentina anunció que la reapertura de sus fronteras terrestres está planificada el 6 de septiembre, a medida que el turismo parece encaminarse a un regreso gradual a niveles prepandémicos.

 La Directora Nacional de Migraciones de Argentina, Florencia Carignano, explicó este lunes que los cruces internacionales harán cumplir un protocolo sanitario similar al del aeropuerto de Ezeiza y que la medida también incluirá los pasos desde y hacia Chile.

“A partir del 6 de septiembre, estamos pensando en abrir las fronteras terrestres con Uruguay y Chile”, dijo Carignano en una entrevista radial. “Y si queremos ampliar el número de viajeros, tenemos que contar con las provincias”, agregó.

Las fronteras terrestres de Argentina se cerraron el 16 de marzo de 2020, cuatro días antes de que se estableciera la cuarentena debido a la primera ola del coronavirus. Sólo fueron reabiertas para que los ciudadanos argentinos o residentes que hubieran viajado a esos países limítrofes antes del 25 de diciembre de 2020 pudieran regresar. Pero se cerraron nuevamente el 29 de marzo de 2021 debido al aumento de casos de COVID-19.

Carignano también mencionó que pronto se permitirían a otros aeropuertos además de Ezeiza autorizar el arribo de vuelos desde el extranjero. Pero “las condiciones de aislamiento siguen siendo las mismas”. Hasta el momento, solo tres provincias argentinas obligan a los viajeros entrantes a aislarse en hoteles: Buenos Aires, Salta y San Juan, mientras que Córdoba está considerando la opción, además de endurecer los controles sobre los pasajeros que llegan a través de los corredores de seguridad. Córdoba sufrió una propagación de la variante Delta la semana pasada después de que un viajero infectado procedente de Perú se saltara la cuarentena de 10 días.

“En las cinco semanas que pusimos restricciones a los viajeros, logramos aplicar más de 12 millones de vacunas”, dijo Carignano, quien insistió en un cambio de comportamiento por parte de los viajeros que regresan del exterior.

Mientras tanto, Uruguay está abriendo sus fronteras a los extranjeros, además de permitir el regreso de los fanáticos del fútbol a estadios, bailes, bodas y celebraciones de 15 años.

El presidente uruguayo Luis Lacalle Pou dijo este lunes que estaba satisfecho con la forma en que su administración había manejado la pandemia, pero que preferiría “tocar madera”, aunque nada en el escenario actual indicaría que el plan de reapertura podría fracasar.

Lacalle también dijo a los periodistas que “en el mediano plazo” se podría levantar la emergencia sanitaria decretada el 13 de marzo de 2020, y destacó la caída en el número de infecciones, hospitalizaciones y muertes por COVID-19.

El mandatario resaltó también que el 65% de los uruguayos ya recibió ambas dosis de vacuna mientras que el 73% fue inoculado con la primera, por lo que podría disponerse el levantamiento de las restricciones sanitarias “cuando se alcance la inmunidad colectiva”. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) esto sucederá cuando el 75% de la población esté inmunizada.

El primer hito para permitir el ingreso de extranjeros es el 1 de septiembre, cuando aquellos que tengan propiedades inmobiliarias y también hayan completado su tratamiento de vacunación podrán ingresar al país, aunque se les exigirá que un test negativo para Sars-Cov-2.

Para los grupos familiares de países donde aún no se ha iniciado la vacunación de niños, Lacalle explicó que Uruguay estaba considerando inocularlos de forma gratuita. Sin embargo, estos grupos aún tendrían que observar una cuarentena obligatoria.

A partir del 1 de noviembre, todos los extranjeros podrán ingresar al país siempre que hayan tenido dos dosis de la vacuna contra el coronavirus y una prueba de PCR negativa.

Las autoridades uruguayas también anunciaron este lunes que los argentinos vacunados con Sputnik V podrán ingresar a pesar de que ese medicamento aún no ha sido aprobado por la Organización Mundial de la Salud (OMS). De hecho, Uruguay usa Sinovac, que también carece de una venia de la OMS.

El subsecretario de Salud Pública de Uruguay, José Luis Satdjian, explicó que “los vamos a aceptar” y explicó que fue un tema delicado a resolver pensando en la temporada turística de verano.

Mientras tanto, el consulado de Uruguay en Buenos Aires recibe consultas constantes sobre los requisitos de admisión y también procesa más de 600 solicitudes mensuales de residencia permanente.

Lacalle Pou anunció asimismo que el Club Atlético Peñarol estará autorizado para tener una audiencia en las gradas en su próximo partido de la Copa Sudamericana contra el equipo peruano Sporting Cristal.